Published On: Sab, Abr 5th, 2008

Velasco recibe el Premio Málaga

Europa Press

La actriz Concha Velasco se mostró “muy ilusionada” y “agradecida” porque le hayan concedido el Premio Málaga de la undécima edición del Festival de Cine Español de Málaga, un galardón que recibirá esta noche en una gala que se desarrollará en el Teatro Cervantes. Además, esta mañana descubrió un monolito que recuerda este premio en el paseo marítimo Antonio Banderas de la capital.

Velasco aseguró que “lo que me está ocurriendo desde que llegué a Málaga no me va a volver a pasar en la vida”, por lo que “lo estoy disfrutando enormemente”. “Es como si estuviera haciendo la película o la obra de teatro más importante en mi vida hasta este momento”, sentenció.

Así, manifestó en rueda de prensa que “el año pasado yo me fijaba en lo enormemente contento que estaba Alfredo Landa cuando le dieron este premio, y yo no imaginaba que me lo iban a dar a mí porque hay actores y actrices con una trayectoria profesional estupenda, como la mía, que también lo es”, pero “no me lo esperaba, y me ha llenado de ilusión”.

“Estoy emocionada, por eso sonrío, porque yo siempre sonrío para agradecer a todo el mundo lo bien que me han tratado en mi vida”, aseveró, y precisó que “como actriz ya tengo tiempo de ponerme seria, como persona no me gusta”.

Por otro lado, expuso que “una de las cosas que más me gusta de mi carrera es que los Velasco casi estamos empezando a ser una saga”, ya que su hermano es director de fotografía, su sobrina Manuela Velasco es actriz, “espero que mi hijo Manuel dirija una película y me llame a mí para hacer un papelito, y mi hijo Paco también se dedica al cine, haciendo cortos musicales”.

En cuanto a los libros que se han escrito sobre ella, destacó el de Fernando Méndez-Leite “porque es muy profesional” y el de Andrés Arconada “porque lo hicimos los dos y no hablamos mal de nadie”. “No me gustan los libros que ponen en mi boca cosas que yo no he dicho o que hablan de hombres que han pasado por mi vida como si me hubiera acostado con todos ellos” porque “yo he tenido amores estupendos, pero no tantos”, subrayó.

Por otro lado, comentó que cuando echa la vista atrás se acuerda de sus comienzos y de “la gente que confió en mí cuando era una pobre chica, bailarina, que se dejaba la vida acudiendo a todas las pruebas y audiciones”. “Se me vienen a la memoria Pedro Marsó, Rafael J. Salvia y José María Elorrieta, esos tres confiaron en mí plenamente”, recordó, al tiempo que expuso que “toda esa etapa en la que hacía seis o siete películas al año en un cine que era muy criticado entonces me propició ser una actriz de 68 años que sigue estando en activo, que no lamenta sus comienzos, pero que está también muy contenta de su presente”.

Además, Velasco dejó claro que no ha perdido la ilusión porque “me encanta mi trabajo, me encanta ser actriz”, al tiempo que afirmó que la energía que derrocha la saca de esa ilusión y que la transmite a sus compañeros.

Finalmente, adelantó que en la mañana de hoy le han ofrecido un papel para una nueva película, donde será la protagonista, y apuntó que lo hará aunque tenga que quitarse horas de sueño.

UNA VIDA DE TRABAJO.

La vallisoletana comenzó a trabajar a los 15 años con “La reina mora” (1954), “La fierecilla domada” (1956), “Muchachas en vacaciones” (1957) y “Las chicas de la Cruz Roja” (1958). A finales de los 50 y principios de los 60 consolida su carrera con títulos como “Los tramposos” (1959), “El día de los enamorados”, “Julia y el celacanto” (1959), “Amor bajo cero” (1960) o “La verbena de la paloma” (1963).

Es en “Historias de la televisión” (1965), donde interpreta “La chica ye-ye”, canción con la que conquistaría definitivamente al público. En esta época trabaja con directores como Mariano Ozores, José Luis Sáenz de Heredia o Pedro Lazaga.

Desde los 70, participa en películas como “Pim, pam, pum, fuego” (1975), “Las largas vacaciones del 36” (1976), “Esposa y amante” (1977), “La colmena” (1982), “De Josefina Molina”, con la que fue nominada al Goya a la Mejor Actriz, “París-Tombuctú” (1999), “El oro de Moscú” (2002) o “Chuecatown” (2007).

Su pasión por el teatro le lleva a montar su propia compañía y en los últimos años se ha dedicado sobre todo a la interpretación sobre las tablas con éxitos como “Inés Desabrochada” o la nueva versión de “Filomena Marturano”, obra que ya interpretó en 1979.

Además, es uno de los personajes más populares de la pequeña pantalla, desde que en 1960 debutara en “Estudio 1” de TVE. En 1984 protagoniza “Teresa de Jesús” y en los 90 participa en programas como “Viva el espectáculo”, “Querida Concha” o “Encantada de la vida”. En los últimos tiempos también ha participado en series de éxito como “Motivos personales” o “Herederos”.



Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>