Un informe presentado hoy por la Organización Mundial de la Salud alerta de un mayor riesgo de cáncer en las zonas más contaminadas de Fukushima, región que hace casi dos años sufrió uno de los mayores desastres nucleares de la historia. Para los expertos, el riesgo en el resto de Japón y del mundo se mantendrá estable.

Tácnicos se preparan para entrar en un reactor de la central de Fukushima. /Giovanni Verlini (IAEA)

Tácnicos se preparan para entrar en un reactor de la central de Fukushima. /Giovanni Verlini (IAEA)

SINC
|

28 febrero 2013 13:51

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha señalado, en un informe publicado hoy, que el riesgo de padecer cáncer ha aumentado en las áreas más contaminadas de Fukushima.

Los expertos afirman que este aumento no es muy elevado, y es mínimo fuera de las zonas más afectadas, tanto en la misma región de Fukushima como en el resto de Japón y el mundo.

Los expertos afirman que este aumento no es muy elevado, y es mínimo fuera de las zonas más afectadas

“Un análisis de los datos basados en la edad, el género y la proximidad a la planta nuclear de Fukushima muestra que el riesgo de cáncer ha aumentado para aquellos localizados en las partes más afectadas”, explica Maria Neira, directora de Salud Pública y Medioambiente de la OMS.

El aumento en el riesgo relativo de padecer cáncer se encuentra entre el 4 y el 7% para tumores como el de mama o leucemia, y llega hasta un 70% en el caso del cáncer de tiroides, al ser la tiroides la glándula más afectada en este tipo de situaciones.

Los autores subrayan que este incremento del riesgo es relativo, es decir, está calculado sobre el riesgo que tendría una persona normal de padecer cáncer. Por ejemplo, si una mujer normal tiene un riesgo del 0,75% de padecer cáncer de tiroides durante su vida, una que se encontrara en las áreas más contaminadas tendrá un riesgo del 1,25% –el riesgo relativo aumenta un 70%, el absoluto un 0,50%–.

Asimismo, el informe destaca que no se espera un incremento en el número de abortos espontáneos, pérdidas u otro tipo de problemas que puedan afectar al nacimiento de los bebés tras el accidente.

Respecto a las probabilidades de padecer cáncer por parte de los trabajadores afectados, dos tercios de los mismos sufrirán un riesgo similar al del resto de la población, aunque se espera que dicho riesgo sea mayor para el tercio restante.

Reforzar la vigilancia

La directora de Salud Pública y Medioambiente de la OMS insiste en que “además de fortalecer el apoyo médico y sus servicios, se debe vigilar el entorno, en especial la comida y el agua, y reforzar las regulaciones actuales para reducir la exposición potencial a la radiación en el futuro”.

Además del impacto directo sobre la población, el informe de casi 200 páginas remarca que el impacto psicológico podría tener un efecto sobre la salud y el bienestar, “un aspecto que no debería ser ignorado”, advierten los expertos.

Este es el primer análisis global sobre los efectos para la salud del accidente de la central de Fukushima del año 2011. La OMS ha trabajado durante dos años analizando las dosis estimadas y sus posibles efectos para la salud. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here