Un nuevo estudio publicado esta semana en la revista Science supone un paso importante en el campo de la nanotecnología basada en el ADN. El hallazgo ha permitido la construcción de estructuras en 3D con múltiples capas y objetos curvos para nuevas aplicaciones.

Origami de ADN, como se conoce al ‘arte’ de plegar a voluntad la molécula de ADN. / Dongran Han

Origami de ADN, como se conoce al ‘arte’ de plegar a voluntad la molécula de ADN. / Dongran Han

 

SINC
|

21 marzo 2013 20:00

Investigadores de la Universidad Estatal de Arizona (EE UU) han ido un paso más allá en el origami de ADN, como se conoce al ‘arte’ de plegar a voluntad la molécula de ADN, que contiene la información genética, a nanoescala.

Los científicos, liderados por Hao Yan, han creado ahora superficies en forma de rejilla que dejan margen para estructuras tridimensionales muy curvadas, como esferas y tornillos.

Los expertos han creado ahora superficies en forma de rejilla que dejan margen para estructuras tridimensionales muy curvadas

“Esta rejilla de ADN es una novedosa estrategia de diseño que utiliza wireframes, un algoritmo de renderización del que resulta una imagen semitransparente, de la cual solo se dibujan las aristas de la malla que constituye el objeto”, explica a SINC Dongran Han, otro de los autores del estudio.

El equipo de expertos aconseja esta nueva estrategia para el diseño de nanoestructuras complejas y afirma que supera algunas de las limitaciones del tradicional origami de ADN, que aprovecha las interacciones entre sus hebras para construir formas en 2D y 3D.

“Otra gran diferencia entre la rejilla de ADN y la mayoría de las estructuras anteriores de origami de ADN es que los bloques de construcción son flexibles en lugar de fijos”, subraya Han.

Así, a partir de esta rejilla de ADN se pueden construir nanoestructuras dinámicas como nanopinzas. “Las nanouniones en nuestro diseño son muy prometedoras para futuros nanodispositivos o en la construcción de nanorrobots”, concluye el investigador.

Hasta ahora, los autores han conseguido construir estructuras para mejorar la administración de fármacos en las células cancerosas, nanocables de oro conductoras de la electricidad, sensores de una sola molécula y robots moleculares programables.

Referencia bibliográfica:

D. Han; S. Pal; Y. Yang; S. Jiang; J. Nangreave; Y. Liu; H. Yan. “DNA Gridiron Nanostructures Based on Four-Arm Junctions”. Science, 22 de marzo de 2013.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here