La nueva Lista de las aves de España, elaborada por SEO/BirdLife, alcanza ya las 569 especies y supera al anterior catálogo de 2005 con 56 nuevas incorporaciones. El 36% de las especies no están presentes de manera habitual, sino que se encuentran en ocasionalmente en zonas determinadas.

Previsualización de La pardela cenicienta, ave del añoPrevisualización de La pardela cenicienta, ave del año

Pardela cenicienta

SINC
|

04 abril 2013 13:58

La biodiversidad española cuenta con 56 nuevas incorporaciones. Son todas ellas aves que se añaden a la nueva Lista de las aves de España, elaborada por SEO/BirdLife y publicada en 2012 (actualización de una anterior de 2005).

Los modernos estudios genéticos, el aumento de las aves divagantes –que se encuentran solo en ocasiones concretas en zonas determinadas–, el mayor número de observadores en el campo y la aclimatación de especies foráneas son los factores de este incremento.

Determinar cuándo una especie pasa a formar parte de nuestro catálogo y puede gestionarse como especie establecida no es sencillo, y requiere de un análisis pormenorizado que es realizado por el Comité de Rarezas de SEO/BirdLife.

En ocasiones son nuevos estudios genéticos los que cambian el rango de antiguas formas o variedades que pasan a ser consideradas nuevas especies. Es el caso del herrerillo canario o el rabilargo ibérico.

También estudios taxonómicos actualizados provocan cambios en los nombres. Un ejemplo sería el antiguo género de los carboneros y herrerillos (Parus) que ha sido separado en cinco.

Estudios genéticos, el aumento de las aves divagantes, y la aclimatación de especies foráneas son la causadel incremento

Estudios científicos que implican el marcaje de aves con técnicas de seguimiento o el análisis de isótopos también han aportado nuevas especies a la lista, como el halcón sacre húngaro, que fue marcado con un emisor vía satélite seguido por España y llegó a África.

Otras de las nuevas especies corresponden a aves que llegan ocasionalmente a nuestro país empujadas por fenómenos meteorológicos extremos como huracanes, olas de frío polar o de calor africano.

Por último, también contribuyen a engrosar esta lista especies introducidas o propias de otras latitudes -15 en total- que, bien por la bonanza del clima o porque llegan de países más norteños, se han instalado aquí, caso del ganso del Nilo. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here