El Hospital Universitario Quirón Madrid ha liderado un estudio sobre las capacidades de lectura e interpretación de símbolos y de denominación visual. Su hallazgo, publicado en la revista Neurosurgery, afirma que dichas habilidades están en regiones separadas del cerebro.

Imagen de un momento de la estimulación intraoperatoria.

Imagen de un momento de la estimulación intraoperatoria. / Hospital Quirón Madrid.

SINC
|

05 abril 2013 14:08

Hasta ahora, los expertos mantenían que en el lóbulo temporal del cerebro se encontraban las capacidades de lectura y de denominación de objetos, aunque no se había probado con exactitud en qué región de esta zona se hallaba cada cual.

Ahora, un trabajo liderado por Santiago Gil Robles, del servicio de neurocirugía de Hospital Universitario Quirón Madrid, confirma que estas habilidades están en regiones separadas del cerebro.

El estudio, publicado en el número de abril de la revista Neurosurgery, ha analizado el caso de tres pacientes: dos que se sometían a una cirugía de la epilepsia y un tercero que requería la extracción de un glioma. En todos los casos se llevó a cabo una cirugía cerebral con el paciente despierto realizando estimulación cerebral intraoperatoria.

Tras esta investigación los expertos recomiendan que en las cirugías cerebrales con paciente despierto se realicen también test de lectura

Normalmente en las cirugías cerebrales con paciente despierto solo se realizaban test de nominación de objetos; es decir, se les mostraban objetos y se les pedían que dijeran su nombre. En ocasiones, al intervenir el cerebro para extraer el tumor o la zona de origen de la epilepsia, los pacientes seguían hablando con normalidad, pero tenían dificultades para leer tras la intervención y debían aprender de nuevo.

“En estos tres pacientes hemos descubierto que el cortex temporobasal posterior izquierdo del lóbulo temporal es el que se dedica a la lectura y a la interpretación de símbolos, mientras que la parte temporal superior del mismo lóbulo es la encargada de la denominación visual”, detalla Gil Robles. “Tras esta investigación recomendamos que en las cirugías cerebrales con paciente despierto se realicen test de lectura además de los clásicos de nominación de objetos para que el paciente no solo salga de la intervención sin problemas para hablar, sino que no tenga problemas tampoco para leer”.

Según Gil Robles, desde hace tiempo se está trabajando en todo el mundo para conocer con más detalle las funciones de cada zona del cerebro. Poco a poco se descubren zonas que realizan labores concretas. El primer objetivo de nuestro trabajo es sanar a los pacientes, aunque estudios como este nos ayudan también a aprender un poco más del funcionamiento del cerebro”.

Referencia bibliográfica:
Neurosurgery 72: 678-686, 2013

Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here