Una investigación en la que ha participado el Museo Nacional de Ciencias Naturales (CSIC) ha encontrado que el pingüino barbijo (Pygoscelis antarctica) que se alimenta de krill es capaz de detectar el sulfuro de dimetilo, una sustancia que señala áreas de alta productividad en los océanos.

El olfato del pingüino barbijo le permite encontrar comida en la Antártida

Colonia de pingüino barbijo (Pygoscelis antarctica) en la Isla Decepción. Imagen: Andrés Barbosa.

MNCN
|

10 abril 2013 13:08

Las señales químicas juegan un importante papel no solo en las relaciones entre individuos sino también en relación con el ambiente. Muchas aves usan el olor para identificar sus nidos o para reconocer a sus parientes; los herrerillos y estorninos discriminan plantas aromáticas; las palomas mensajeras utilizan sus habilidades químicosensoriales para orientarse y navegar, etc.

En el proceso de obtención de energía y carbono, las bacterias del océano emiten sulfuro de dimetilo, un compuesto gaseoso muy volátil que escapa a la atmósfera y que da al mar su olor característico. Su producción es muy elevada en zonas con una gran productividad de algas, y atrae a predadores de zooplancton como peces y aves. 

Hasta ahora, la detección de este compuesto solo se había descrito en algunas aves piscívoras. Sin embargo, no hay evidencias de que los pingüinos que se alimentan de krill puedan detectarlo, como el pingüino barbijo, una especie antártica que depende de los recursos locales de krill para alimentar a sus crías durante el período reproductor. Su dieta depende en un 99 % de estos pequeños crustáceos.

Investigadores del MNCN y de la Estación Experimental de Zonas Áridas (CSIC) han examinado si los pingüinos barbijo adultos pueden detectar el sulfuro de dimetilo y han analizado también la atracción de los pollos hacia este compuesto en un recinto vallado. Los resultados del estudio, publicados en la revista Marine Ecology Progress Series, revelan que los adultos son capaces de detectar el sulfuro de dimetilo en tierra; igualmente, los pollos también se muestran atraídos por el olor de este compuesto.

“Aunque los pingüinos se han considerado tradicionalmente como cazadores visuales, nuestro estudio indica que los pingüinos barbijos son capaces de detectar el sulfuro de dimetilo. Esta capacidad olfativa parece darse incluso en pollos antes de tener la experiencia de alimentarse en el mar” nos comenta Andrés Barbosa, del MNCN, que añade: “Se necesita investigar más para ver si los pingüinos barbijos pueden detectar este compuesto en el mar y en su concentración natural”.

Referencia bibliográfica:

Amo, L., Rodríguez-Gironés, M. A., Barbosa, A. 2013. Olfactory detection of dimethyl sulphide in a krill-eating Antarctic penguin. Marine Ecology Progress Series, 474: 277–285. Doi: 10.3354/meps10081.

Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here