Investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), en colaboración con el Hospital Universitario Morales Meseguer de Murcia, ha evaluado con 150 pacientes un compuesto alimenticio obtenido de un extracto integral de uva patentado por el CSIC. Según los ensayos, el nuevo producto permite reducir once marcadores de riesgo cardiovascular en un 57 %. Sin embargo, los investigadores subrayan que se trata de un complemento de los tratamientos farmacológicos habituales y que no los sustituye en ningún caso.

Un complemento alimenticio reduce en un 57% once biomarcadores de riesgo cardiovascular

Los ensayos han incluido pacientes con alto riesgo cardiovascular sometidos a un tratamiento completo./ CSIC Comunicación

SINC
|

12 abril 2013 14:57

La compañía farmacéutica Actafarma ha empezado a comercializar un nuevo compuesto alimenticio llamado Stilvid Cardio, obtenido de un extracto integral de uva patentado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Según los estudios llevados a cabo con 150 pacientes durante un año, en colaboración con el Hospital Universitario Morales Meseguer de Murcia, el nuevo producto permite reducir once marcadores de riesgo cardiovascular en un 57 %.

El presidente del CSIC, Emilio Lora-Tamayo, ha subrayado en la presentación, celebrada en Madrid, que el nuevo producto ha sido avalado por más de una veintena de publicaciones en revistas internacionales.

Por su parte, Juan Carlos Espín, investigador del CSIC en el Centro de Edafología y Biología Aplicada del Segura de Murcia y responsable de la investigación, que se ha prolongado durante 13 años, ha señalado que Stilvid Cardio es el único complemento que ha demostrado su seguridad y eficacia en estudios a largo plazo que han incluido pacientes con alto riesgo cardiovascular sometidos a un tratamiento completo.

“Se trata de un complemento alimenticio y, por tanto, en ningún caso pretende sustituir o reducir la dosis de fármacos prescritos. Los resultados obtenidos indican que aporta un beneficio añadido, algo que es interesante cuando sabemos que un porcentaje no despreciable de los pacientes, a pesar de un tratamiento óptimo, no alcanza los objetivos de la guías de práctica clínica”, ha indicado el investigador.

En los ensayos se ha visto que en el caso de los pacientes que aún no han sufrido un evento cardiaco pero tienen un alto riesgo, el compuesto disminuye frente al placebo los niveles de PAI-1 (17%), una sustancia que impide la degradación de los trombos; y de ApoB (7%) y LDLox (17%), dos marcadores relacionados con la formación de placas de ateroma en las arterias coronarias y que aumentan la posibilidad de desarrollar una enfermedad cardiovascular.

Mejoras encontradas

También mejora otros marcadores relacionados con el estado de inflamación e implicados en el proceso de aterotrombosis que desencadena un síndrome coronario agudo. En concreto, disminuye los niveles en sangre de hsCRP o proteína C reactiva (34 %), el TNFα o factor de necrosis tumoral-alfa (20 %), el cociente proinflamatorio IL-6/IL-10 (50 %), además de aumentar los niveles de una citoquina antiinflamatoria: la interleuquina IL-10 (30 %).

Es un complemento y no sustituye a los tratamienos farmacológicos de fármacos prescritos

En cuanto a los pacientes que ya han sufrido eventos cardiacos, como un infarto o una angina de pecho, el compuesto aumenta en un 23 % frente al placebo los niveles de adiponectina, una sustancia antiinflamatoria protectora relacionada con un menor riesgo cardiovascular. Además, disminuye la cantidad de PAI-1 en un 57 % y el perfil aterogénico en sangre en un 13,4 %, todo ello implicado en el desarrollo y pronóstico de las enfermedades cardiovasculares. “El complemento también redujo en las células sanguíneas de estos pacientes la expresión de 27 genes críticamente implicados en aterotrombosis”, ha señalado el investigador.

Polifenoles

Según Espín, además del extracto integral de uva, con un alto contenido en polifenoles, el nuevo compuesto incluye sustancias con propiedades antioxidantes y cardioprotectoras, como las procianidinas, el hidroxitirosol, un fenólico presente en el aceite de oliva virgen que contribuye a disminuir el daño oxidativo de los lípidos en sangre, y la tiamina (vitamina B1), presente en carnes, verduras y legumbres. El complemento alimenticio está inspirado en la dieta mediterránea que, según la Fundación Española del Corazón, reduce un 30 % el riesgo cardiovascular.

“Una cápsula aportaría el hidroxitirosol que hay desde un vaso al día del aceite más rico hasta 16 litros diarios de los aceites virgen extra de menor contenido. Esta comparación sería astronómica en aceites de oliva que no son extra virgen, donde el contenido de esta molécula es mucho menor”, según el investigador del CSIC.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here