El centro de investigación español Innotex ha desarrollado un dispositivo que permite la sutura automática de intestino grueso tras haber sido seccionado durante una operación quirúrgica de cáncer de colon. La novedad del sistema, llamado Insewing, reside en que permite utilizar hilo reabsorbible de sutura frente a las grapas metálicas que se usan en la actualidad, que pueden provocar rigidez y obstrucción intestinal.

Previsualización de Una empresa española desarrolla un dispositivo que permite la sutura automática de intestino grueso Previsualización de Una empresa española desarrolla un dispositivo que permite la sutura automática de intestino grueso

Dispositivo para sutura del intestino.

SINC
|

23 abril 2013 10:13

Dos empresas estadounidenses han mostrado interés por un desarrollo del grupo Innotex, con sede en el Centro de Innovación y tecnología de la Universidad Politécnica de Cataluña (CIT UPC). “Se trata de un dispositivo que permite la sutura automática de intestino grueso tras haber sido seccionado durante una operación quirúrgica de cáncer de colon y lo hace con hilo convencional de sutura reabsorbible”, explica a SINC José Antonio Tornero, promotor de investigación del grupo y coordinador del proyecto.

Según Tornero, Innotex tiene solicitada la patente española para su sistema, al que ha llamado Insewing, y ahora está en proceso de extenderla a otros países. Para ello necesita financiación que espera obtener si finalmente logra un acuerdo con las firmas estadounidenses del sector del equipamiento médico, cuya identidad es aún confidencial.

“El sistema Insewing se podrá aplicar en un procedimiento quirúrgico, la anastomosis, que se define como la unión de dos extremos de tejido tubular. Puede ser intestino grueso o delgado, esófago, etc., pero nuestro dispositivo está desarrollado para el intestino grueso. Tendrá aplicación en un gran número de operaciones de cáncer de colon en los cuales se hace necesario cortar una sección del intestino donde está el tumor y luego unir los dos extremos seccionados”, añade el responsable del proyecto.

Opciones

Una de las dos opciones para llevar a cabo esta operación es que el cirujano cosa a mano los extremos del intestino seccionado. “La sutura manual es muy fiable. Se hace con un hilo absorbible que al cabo de unas semanas desaparece, el intestino queda muy bien unido y totalmente elástico, pero coserlo a mano es muy difícil”, explica Tornero.

Además, tiene que hacerlo un cirujano experimentado y requiere mucho tiempo, más que el que se dedica al resto de los pasos de la intervención. Es sabido que el riesgo aumenta proporcionalmente al tiempo que el paciente permanece anestesiado, por lo que en muy pocos casos la unión se hace por procedimiento manual.

De hecho, aproximadamente el 90% de estas suturas no se hace a mano sino mediante un dispositivo que pone dos filas de grapas metálicas para unir el intestino seccionado. “El grapado es más rápido, pero ocasiona que una sección del intestino quede rígida debido a las grapas metálicas”. Esto provoca un estrechamiento en el intestino, y en un porcentaje bastante alto se pueden producir obstrucciones intestinales.

Sutura automática con hilo reabsorbible

Tornero y su equipo se propusieron desarrollar un dispositivo que hiciera una sutura automática del intestino grueso con hilo absorbible, el que se usa en cirugía, hecho de un copolímero que se llama ácido poliglicólico. Este tipo de sutura es la misma que se utilizaría si el cirujano cosiera a mano, y desaparece en unas semanas sin dejar rastro.

“Nuestro objetivo es aunar las ventajas del cosido a mano con la rapidez de la grapadora y que el resultado sea elástico, que el intestino quede como si no se le hubiera intervenido y que no haya una sección rígida”, añade Tornero.

Dos empresas estadounidenses ya han mostrado interés por el desarrollo del grupo español Innotex

La idea de la que parte Insewing fue desarrollada hace casi 10 años por Francesc Soler Giralt, un técnico de laboratorio de la UPC, ya jubilado. Según Tornero, hubo interés por parte de algunas empresas, pero no estuvieron dispuestas a ningún desembolso hasta que no hubiera un prototipo. Así que el proyecto ha estado todo este tiempo dormido en un cajón, pese a que hubo una primera patente con la prueba de concepto de la UPC.

Sin embargo, en 2010 se volvió a desempolvar, gracias a que se presentó para optar a financiación del proyecto europeo ECHORD dentro del séptimo programa marco para pequeños proyectos de robótica.

En este proyecto, Innotex ha participado junto al Instituto de Organización y Control de Sistemas Industriales de la UPC, dirigido por Raúl Suarez, que ha desarrollado los elementos electrónicos y de control, y con el Hospital Vall d’Hebron, que ha proporcionado la asesoría y la revisión desde el punto de vista médico.

Experimentación con intestino de cerdo

Gracias a la financiación proporcionada por ECHORD, de 300.000 euros, Innotex y sus socios han podido desarrollar el prototipo completo y ya se han hecho las primeras pruebas con intestino de cerdo muerto.

“Es un tejido muy similar al humano en viscosidad y consistencia y grosor y las pruebas han sido muy satisfactorias. Manuel López Cano, el cirujano del Vall d’Hebron que supervisó las pruebas, hizo una valoración muy positiva”, dice Tornero.

Los requisitos de estanqueidad son muy altos. “La sutura tiene que ser totalmente estanca del interior al exterior, no puede permitir ninguna fuga porque eso podría provocar riesgos de infección y problemas inmediatos muy serios”, añade.

El coordinador señala que todavía queda bastante camino para que pueda llegar al mercado, “unos cuatro o cinco años”. Después de hacer las pruebas en tejido muerto habrá que hacerlo in vivo con cerdos de laboratorio, y luego, ya con humanos.

Innotex cuenta con una plantilla de 60 personas e integra toda la excelencia en investigación textil de la UPC, según Tornero.

El segundo cáncer en hombres y el tercero en mujeres

El cáncer de colon es el segundo de más incidencia en mujeres, después del de mama, y el tercero en hombres, tras el de pulmón y el de próstata. Según la OMC, está muy relacionado con la edad y donde más incidencia tiene es en Europa y EE UU. En estas áreas se producen 1,5 millones de casos al año.

Aproximadamente la mitad de los casos de cáncer de colon acaban requiriendo una  intervención de anastomosis, que hasta el momento se realiza mediante cosido manual o con grapas y a la que es aplicable el dispositivo desarrollado por Innotex.

Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here