El lupus es una enfermedad autoinmune en la que la presencia de altos niveles de autoanticuerpos se asocia a los periodos activos, manifestados en forma de brotes. El hallazgo de que ciertos anticuerpos aumentan durante la remisión de la enfermedad podría servir para mejorar el diagnóstico y el seguimiento de los enfermos en etapas menos activas de la dolencia

Los anticuerpos anti-CD38 aumentan durante la fase de remisión del lupus

Célula LE o célula del lupus, característica del lupus eritromatoso. / Wikimedia

CSIC
|

08 mayo 2013 13:04

Una investigación internacional liderada por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha detectado niveles inusualmente altos de anticuerpos anti‐CD38 de tipo IgG en pacientes con lupus eritematoso sistémico (comúnmente conocido como lupus) durante su fase de remisión.

Por el contrario, los pacientes en fase de lupus activo presentan niveles bajos de estos autoanticuerpos. Hasta el momento, la presencia de autoanticuerpos de tipo IgG estaba preferentemente asociada a los episodios más agudos de la dolencia.

El hallazgo, publicado en la revista Cytokine, se ha basado en la comparación de la presencia de anti‐CD38 en pacientes en fases de remisión y aguda, y sujetos control. El investigador del CSIC en el Instituto de Parasitología y Biomedicina López‐Neyra Jaime Sancho, que ha dirigido la investigación, explica: “Es la primera vez que en la literatura científica se describe la presencia de estos anticuerpos durante la fase de remisión dela enfermedad”.

Su función durante esta esta etapa del lupus es aún desconocida. Sancho opina que“podrían ser la de activar o bloquear CD38 e inducir, por ejemplo, la eliminación de linfocitos T autorreactivos o la estimulación de linfocitos B reguladores, que expresan CD38 en su superficie”.

A veces sí es lupus

El próximo viernes 10 de mayo se celebra el Día Mundial del lupus. Se trata de una enfermedad autoinmune de origen desconocido que afecta sobre todo a mujeres en edad fértil, que sufren esta dolencia nueve veces más que los hombres. En Europa, se calcula que afecta a 40 de cada 100.000 personas. Actualmente no existe una cura para esta enfermedad y su tratamiento se enfoca, principalmente, a controlar y, en su caso, a prevenir los brotes más agudos.

Según el investigador del CSIC, “el aumento de anticuerpos suele asociarse a consecuencias negativas para el organismo”. No obstante, dado que los anti‐CD38 se sobreexpresan más durante la fase de remisión, Sancho opina que “su incremento podría estar relacionado con alguna función inmunomoduladora”.

El investigador confía, también en que este fenómeno pueda “mejorar el seguimiento de aquellos pacientes que se encuentran en esta fase de la enfermedad, normalmente sin síntomas aparentes pero con actividad serológica subyacente”.

Referencia bibliográfica:

Pavón EJ, Zumaquero E, Rosal‐Vela A, Khoo KM, Cerezo‐Wallis D, García‐Rodríguez S, Carrascal M, Abian J, Graeff R, Callejas‐Rubio JL, Ortego‐Centeno N, Malavasi F, Zubiaur M, Sancho J. Increased CD38 expression in T cells and circulating anti‐CD38 IgG autoantibodies differentially correlate with distinct cytokine profiles and disease activity in systemic lupus erythematosus patients. Cytokine. DOI: 10.1016/j.cyto.2013.02.023

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here