Alumnos y profesores de las universidades del País Vasco (UPV/EHU) y La Rioja han desarrollado una experiencia conjunta de trabajo colaborativo a distancia. La investigación, publicada en la revista Computers & Education, ha aumentado el rendimiento académico en la asignatura de bases de datos.

Un telecolaboración interuniversitaria mejora los resultados académicos

Participantes de la experiencia colaborativa interuniversitaria. / UPV/EHU. 

Basque Research
|

14 mayo 2013 23:27

Los profesores Ana Sánchez y José Miguel Blanco del departamento de Lenguajes y Sistemas Informáticos de la UPV/EHU y Arturo Jaime y César Domínguez del departamento de Matemáticas y Computación de la Universidad de La Rioja han coordinado una experiencia de telecolaboración entre ambas instituciones de forma sistemática.

El proyecto se ha desarrollado durante dos años en el ámbito de dos asignaturas de bases de datos, una de cada universidad, donde las similitudes y diferencias entre ambas producen equipos heterogéneos. Los resultados se han publicado en Computers & Education.

“Nuestra propuesta —explica Ana Sánchez— ha perseguido tres objetivos. El primero es la mejora del rendimiento académico de los participantes –aumento del porcentaje de presentados, de aprobados e incremento de las notas del examen final de ambas asignaturas–”.

“El segundo, la adquisición de competencias transversales –capacidad de trabajo en grupo y colaboración a distancia–. El último, la realización de un estudio sobre las herramientas utilizadas por los estudiantes para la telecolaboración”.

Cada equipo, formado por un estudiante de cada universidad, ha trabajado en las diferentes fases de un proyecto sencillo de creación de una base de datos, desde la concepción de unos requisitos hasta la realización de consultas.

La distancia fuerza a usar medios telemáticos

La distancia física existente entre los miembros de cada grupo –unos 150 km– fuerza a utilizar medios telemáticos para colaborar. Lo mismo sucede con los profesores participantes. Esto propicia el desarrollo de competencias transversales relacionadas con la telecolaboración.

Como telecolaboradores, participaron 36 estudiantes de cada universidad. Se utilizaron aulas virtuales moodle –un entorno educativo– desplegadas en un servidor que permitía el acceso a los profesores y alumnos de ambas universidades.

En el estudio se utilizaron grupos de control de la Universidad de La Rioja que realizaba las tareas de forma presencial con compañeros de su propia universidad.

La mejora del rendimiento académico de los participantes, que era el primer objetivo, se ha alcanzado de forma significativa. “Se constató que esta clase de colaboración exige más trabajo y reflexión” añade Sánchez.

Los estudiantes han preferido usar las herramientas web habituales que las de telecolaboración

“En cierta medida, es normal, porque como la telecolaboración requiere más esfuerzo, quien participaba en la telecolaboración a la vez estaba viendo que a los estudiantes de cara a cara les estaba costando menos tiempo realizar un trabajo similar”, señala el investigador.

“La pregunta sobre la satisfacción del trabajo realizado era independiente de la nota que obtenían, ya que los estudiantes no conocían la nota cuando se les preguntó por ello”.

Los estudiantes han trabajado a distancia intercambiando conocimientos y realizando las tareas previstas. Por lo tanto, han puesto en práctica las competencias transversales propuestas como segundo objetivo.

A pesar de que les brindamos unas herramientas para la telecolaboración –un correo institucional y una plataforma institucional para que trabajaran unos con otros–, hemos visto que el correo electrónico institucional y los foros regulados por las dos universidades fueron poco usados para la telecolaboración.

“Los estudiantes prefieren utilizar sus herramientas habituales en el mundo de la web, como son el correo personal y la red social, Twenty en este caso” añade José Miguel Blanco.

Referencia bibliográfica:

Arturo Jaime, César Domínguez, Ana Sánchez, José Miguel Blanco. “Interuniversity telecollaboration to improve academic results and identify preferred communications tools”. Computers & Education. 64: 63-69, 2013.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here