Un estudio ha determinado ahora que, acompañando a los astronautas, una “población diversa de bacterias y hongos” puebla la EEI basándose en 14 meses de investigación.

Los resultados, publicados en el Microbiome Journal, concluyen que “las bacterias y hongos intactos/viables que se encuentran en las superficies de los sistemas espaciales cerrados” han sido catalogados de manera efectiva por primera vez, lo que podría ser utilizado para crear condiciones más seguras y limpias para futuras misiones espaciales, incluyendo el soñado viaje a Marte.

Además, los hallazgos podrían ser vitales en la comprensión de los “ambientes  confinados” en nuestro propio planeta, como las salas limpias médicas y farmacéuticas, según el estudio.

Para el experimento, se controlaron ocho lugares diferentes a bordo de la EEI en tres tandas de muestras durante tres misiones a lo largo de catorce meses, en un esfuerzo por determinar qué microorganismos pueden poblar un espacio cerrado. Para encontrarlos, las toallitas con las que se tomaron muestras de las superficies de cada habitación fueron tratadas con monoazida de propidio (PMA), un compuesto químico que ayuda a determinar el ADN de las bacterias presentes en el microbioma. Otras toallitas se dejaron sin tratar. Las muestras se analizaron después de traerlas de vuelta a la Tierra.

Muchos de los organismos detectados resultaron ser peligrosos para los astronautas porque podrían ser resistentes a los antibióticos. Algunas de estas bacterias encontradas son Acinetobacter, Sphingomonas y Bacillus – y hongos como Aspergillus, Cryptococcus y Rhodotorula.

Como era de esperar, los astronautas fueron el origen de los cultivos de bacterias y hongos en la EEI. Entre estos organismos asociados al ser humano se incluyen estafilococos – que se originan en la piel y en las fosas nasales – y enterobacterias, que provienen del tracto gastrointestinal.

Antes de este estudio, muchos de los cultivos bacterianos en la ISS eran en gran parte desconocidos – la mayoría no podían ser determinados por métodos tradicionales como el crecimiento de placas de Petri ya que la falta de gravedad impide que las muestras permanezcan en su medio de cultivo.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here