Gracias a la Estación Espacial Internacional sabemos bastante sobre los efectos de la baja gravedad en el cuerpo humano, pero la NASA quiere saber más, con vistas a los futuros viajes espaciales. Para ello la agencia ha estado estudiando cómo otras especies se enfrentan a la baja gravedad, centrándose específicamente en los ratones. Los resultados son a partes iguales interesantes y divertidos.

Como explica la NASA en una nueva entrada de su blog, los científicos enviaron un módulo especialmente diseñado para ratones a la Estación Espacial Internacional que incluía algunos de estos pequeños roedores. La jaula a los investigadores estudiar el comportamiento de los ratones remotamente desde la Tierra a través de cámaras y ahora nosotros podemos disfrutar de esos vídeos.

Como sin duda notará en el video, los ratones definitivamente parecen incómodos al principio del experimento. Se mueven a la deriva dentro de los confines de la jaula y hacen todo lo que pueden para averiguar qué camino es el más correcto, pero sin mucho éxito. Sin embargo, no pasa mucho tiempo antes de que los ratones empiecen a darse cuenta de las ventajas de la falta de gravedad, adaptándose notablemente bien a su nuevo entorno e incluso aprovechándola a su favor mientras se impulsan alrededor de la jaula.

Es entonces cuando las cosas se ponen realmente salvajes, en un video del día 11 del experimento que muestra que los ratones no sólo están lidiando con el cambio de gravedad, sino que también parecen estar disfrutando de él. Se puede observar a varios de los ratones corriendo alrededor de las paredes de la jaula, convirtiendo todo el recinto en una especie de rueda para hámster y jugando a perseguirse a toda velocidad repartiendo empujones y topetazos a diestro y siniestro como harían nuestros niños (y algunos más mayores) si pudiesen disfrutar despreocupadamente de un viaje espacial.

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here