Una niña de secundaria tropezó con un tesoro enterrado mientras pasaba sus vacaciones de primavera en una playa de Carolina del Norte. A Avery Fauth y a su familia les encanta buscar en la arena en busca de tesoros imaginarios cuando están en una playa. Pero Fauth atribuye a la suerte su reciente hallazgo, un diente de tiburón megalodón, en North Topsail Beach.

El padre de Fauth hizo que la familia se interesara en particular por buscar dientes de tiburón. «Me sorprendió bastante que ella encontrara uno», dijo en una entrevista. «He estado buscando durante 25 años y no he encontrado nada.»

El megalodón, considerado uno de los depredadores marinos más grandes que han existido, si no el más grande con sus once metros de longitud de media, tenía unos dientes enormes, algunos de los cuales se acercaban a casi a los veinte centímetros de largo. Según un estudio publicado el pasado mes de marzo, el tiburón gigante pasó millones de años afilando sus dientes para convertirse en un mejor depredador.

Otro estudio reciente, publicado en febrero, sugiere que el megalodón se extinguió hace unos 3,6 millones de años, aproximadamente 1 millón de años antes de lo que se pensaba inicialmente. Ese estudio también planteó la hipótesis de que la competencia del gran tiburón blanco contribuyó a la extinción del megalodón.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here