Muchos astrónomos creen que un objeto del tamaño de Marte se estrelló contra la Tierra primitiva unos doscientos millones después de su formación y que el material desprendido de esa colisión formó la Luna. Cuando esta idea fue probada en simulaciones por ordenador, resultó que la Luna se formaría principalmente con restos del objeto impactante. Pero lo cierto era lo contrario; sabemos por el análisis de las rocas traídas de las misiones Apolo que la luna está compuesta principalmente de material de la Tierra.

Un nuevo estudio publicado el 29 de abril en Nature Geoscience, escrito por el geofísico de Yale Shun-ichiro Karato, ofrece una explicación a esta contradicción entre los resultados por ordenador y la evidencia física.

La clave, dice Karato, es que la primera proto-Tierra, unos 150 millones de años después de la formación del Sol, estaba cubierta por un mar de magma caliente, mientras que el objeto impactante probablemente estaba hecho de material sólido. Karato y sus colaboradores se propusieron probar un nuevo modelo, basado en la colisión de un proto-Tierra cubierta con un océano de magma y un sólido objeto impactante.

El modelo mostró que después de la colisión, el magma se calienta mucho más que los sólidos del objeto impactante. El magma luego se expande en volumen y entra en órbita para formar la Luna, dicen los investigadores. Esto explica por qué hay mucho más material de la Tierra en la creación de la Luna. Los modelos anteriores no tenían en cuenta el diferente grado de calentamiento entre el proto-silicato de la Tierra y el planeta que vino contra nuestro planeta.

«En nuestro modelo, alrededor del 80% de la Luna está hecha de materiales de la proto-Tierra», dijo Karato, quien ha llevado a cabo una extensa investigación sobre las propiedades químicas del magma de la primeras etapas. «En la mayoría de los modelos anteriores, alrededor del 80% de la Luna está hecha del otro planeta. Esta es una gran diferencia».

Karato dijo que el nuevo modelo confirma las teorías anteriores sobre cómo se formó la Luna sin necesidad de proponer condiciones de colisión un poco forzadas, algo que los teóricos habían tenido que hacer hasta ahora.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here