Un grupo de científicos a bordo de un solo velero han identificado cerca de 200.000 especies de virus marinos, aumentando el número de virus marinos conocidos desde los 15.000 documentados en estudios anteriores. El nuevo estudio también ha revelado nuevos detalles sobre la distribución de los virus marinos a través del ecosistema oceánico.

Los virus existen en los límites de lo que llamamos vida. No tienen células ni realizan procesos biológicos corrientes, ni se reproducen de forma independiente. Son, más o menos, bolsas de material genético que chocan contra las células vivas y les inyectan las instrucciones genéticas para producir más virus.

Sim embargo, se les considere o no como vida, no se puede negar que juegan un papel importante en los ecosistemas donde se encuentran.

«Debido a que están presentes en cantidades tan inmensas, son realmente importantes», dijo en una rueda de prensa Matthew Sullivan, microbiólogo de la Universidad Estatal de Ohio y autor principal de un artículo publicado en Cell que describe los hallazgos.

A pesar de ello, los biólogos marinos sabían muy poco sobre los virus que habitan en nuestros océanos. Para remediarlo, los científicos se embarcaron en una cacería viral que ha recorrido todo el mundo entre 2009 y 2013, circunnavegando ambos hemisferios a bordo de un barco llamado Tara. Los investigadores se sorprendieron al descubrir que las corrientes marinas no mezclaban muy bien las especies ya que los virus se dividieron aproximadamente en cinco categorías regionales. También encontraron muchos virus en el Ártico, donde se sabía realmente poco sobre los virus locales.

La nueva investigación ayudará a los biólogos a comprender cómo los virus afectan al ecosistema marino. Entre otras cosas, los autores anotaron que los virus podrían cambiar nuestra comprensión sobre la forma en que el océano extrae el dióxido de carbono del aire y lo lleva al agua, ya que los virus, como cualquier cosa orgánica, están hechos en gran parte de carbono.

«En los últimos 20 años, más o menos, hemos aprendido que la mitad del oxígeno que respiramos proviene de organismos marinos», dijo Sullivan. «Además, los océanos absorben la mitad del dióxido de carbono de la atmósfera.»

Y todavía no sabemos exactamente qué papel juegan los virus marinos en todo esto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here