Un equipo de investigadores de diversas nacionalidades ha descubierto en una cueva de Myanmar dos nuevas especies de cucarachas conservadas en ámbar que vivieron hace noventa y nueve millones de años. Los dos ejemplares recibieron los nombres de Crenocticola svadba y Mulleriblattina bowangi y por ahora quedan encuadrados en la familia Nocticolidae (una familia de insectos del orden Blattodea, es decir cucarachas).

La primera estimación sitúa la época en la que vivieron estás cucarachas en el periodo Cretácico qué es la época en la que los dinosaurios dominaban la Tierra aunque Spielberg eligiese el nombre de Jurásico para su famosa serie de películas sobre dinosaurios. El descubrimiento se realizó en los depósitos de ámbar de una mina situada en el valle de Hukawng en Myanmar que ya había sido previamente objeto de numerosos estudios ya que entre sus restos de ámbar han aparecido ejemplares de otras especies de insectos. Para llevar adelante este estudio los investigadores tuvieron que escudriñar entre 110 toneladas de escombros y esos restos de ámbar aparecen mezclados en la cueva con rocas volcánicas que facilitan el fechado de todo el conjunto.

La publicación por la que se da a conocer este descubrimiento explica qué las cucarachas qué estás cucarachas son los únicos supervivientes en esa cueva de la época de los dinosaurios y que al haberse conservado en ámbar su estado es sorprendentemente bueno. Para llevar a cabo el estudio se utilizaron técnicas de fotografía con microscopio qué desvelaron muchas características compartidas con las cucarachas modernas que viven en cuevas: las antenas son anormalmente largas y los ojos son mucho más pequeños que los de las especies que viven en el exterior; las alas también son más pequeñas y están muy unidas al cuerpo.

Por ahora falta por determinar cómo llegaron las cucarachas a conservarse en ámbar ya que al tratarse de especies que viven en cuevas hubiera sido mucho más difícil que el ámbar de los árboles llegase a envolverlas a no ser que alguna especie de árbol desprendiese su resina a través de las raíces.

Los propios investigadores admiten que todavía les queda mucho trabajo por hacer con estos especímenes y una de las tareas más interesantes qué piensas llevar a cabo es la de determinar si estás especies son antecesores de las especies actuales o por el contrario se extinguieron junto a los dinosaurios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here