El rover Mars Perseverance de la NASA está utilizando su brazo robótico para buscar signos de vida microbiana antigua.

El rover, que aterrizó en el cráter Jezero en febrero, ha estado funcionando en gran medida como base de comunicaciones entre el helicóptero Ingenuity y el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la agencia durante las últimas dos semanas, ayudando a documentar los históricos vuelos del helicóptero.

Sin embargo, los científicos de la NASA han seguido trabajando en su plan para comprender mejor la historia ambiental del planeta rojo, con el objetivo de crear una línea de tiempo sobre cuándo se formó y secó el lago del cráter hace miles de millones de años.

Para ello, la cámara WATSON (Wide Angle Topographic Sensor for Operations and Engineering) del brazo ha captado imágenes detalladas de las rocas marcianas y, al parecer, las cámaras Mastcam-Z también han estudiado el terreno rocoso.

En marzo, la NASA publicó grabaciones de audio en las que se puede escuchar el láser del instrumento SuperCam impactando objetivos rocosos para detectar su química.

Según un comunicado del martes, una de las preguntas que los investigadores quieren responder es si las rocas de Marte son sedimentarias o se han formado por actividad volcánica. Mientras que las rocas ígneas son, al parecer, «relojes geológicos más precisos» que ayudarán a crear una línea de tiempo exacta, las rocas sedimentarias son mejores para preservar las biofirmas.

Aunque los fuertes vientos, la arena y el polvo han complicado el proceso, la NASA explica que el brazo del rover puede ayudar a entender mejor la historia de las rocas utilizando un abrasivo para desgastar la superficie de una roca y revelar su composición interna.

A continuación, el equipo puede reunir más datos químicos y mineralógicos utilizando instrumentos del brazo como el láser ultravioleta del espectrómetro SHERLOC (Scanning Habitable Environments with Raman & Luminescence for Organics and Chemicals), el espectrómetro de fluorescencia y el generador de imágenes de alta resolución del PIXL (Planetary Instrument for X-ray Lithochemistry).

«Cuando se mira dentro de una roca, es donde se ve su historia», dijo en un comunicado el científico del proyecto Perseverance, Ken Farley.

A medida que los científicos examinen más rocas y sedimentos, Perseverance recogerá y almacenará muestras para su posterior estudio. Las mejores muestras recogidas se almacenarán en tubos especiales y se depositarán en Marte antes de que puedan volver a la Tierra en posteriores misiones de la NASA y la ESA.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here