Ayer martes se cumplió el centésimo día marciano del explorador Perseverance de la NASA en el planeta rojo. El rover, del tamaño de un coche y con un peso de 1.025 kilos, aterrizó en el cráter Jezero de Marte el 18 de febrero de 2021, después de un viaje de 203 días atravesando 471 millones de kilómetros.

Perseverance, el vehículo espacial más avanzado tecnológicamente que la agencia ha enviado hasta la fecha, fue diseñado basándose en la configuración del rover Curiosity del Mars Science Laboratory. Repleto de ingeniería puntera, el rover llevó al planeta el helicóptero Mars Ingenuity que nos deleitó con sus históricos vuelos experimentales y el primer vuelo motorizado y controlado de la historia en otro planeta. También tomó imágenes, vídeos y grabaciones de audio sin precedentes, incluyendo selfies con el helicóptero y el sonido de los vientos marcianos.

El Perseverance, dirigido por miembros del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la agencia, con sede en el sur de California, ha emprendido desde entonces su viaje en una misión de investigación astrobiológica que incluye la búsqueda de vida microbiana antigua.

En un tuit en el que recordaba el aniversario, el equipo de Perseverance del JPL escribió que el rover había probado todas las cámaras e instrumentos científicos, había devuelto más de 75.000 imágenes, incluida la documentación de los vuelos de Ingenuity, había extraído oxígeno de la atmósfera de Marte y desde entonces se dirigía al sur, a su primera zona de exploración.

En abril, el instrumento MOXIE (Mars Oxygen In-Situ Resource Utilization Experiment) del rover logró convertir por primera vez dióxido de carbono en oxígeno. Este logro podría ser un día crítico para la exploración humana del planeta, alimentando cohetes o proporcionando aire respirable a los astronautas.

Ahora, el Perseverance se dispone a seguir trabajando en la investigación del clima y la geología y en la recogida y almacenamiento de rocas y sedimentos. En marzo, la NASA anunció que el instrumento SuperCam de Perseverance ya había seleccionado dos objetivos rocosos, «Yeehgo» y «Máaz», para su estudio.

El rover podría almacenar más de 30 muestras seleccionadas en tubos para una futura misión de retorno en colaboración con la Agencia Espacial Europea (ESA) a principios de la década de 2030.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here