Un micrometeorito golpea al telescopio espacial James Webb de la NASA

El telescopio espacial James Webb de la NASA ha sido golpeado por un micrometeorito. La agencia espacial estadounidense compartió la noticia ahora, a principios de junio aunque el micrometeorito golpeó el telescopio en algún momento entre el 23 y el 25 de mayo. Por suerte, el impacto no fue lo suficientemente fuerte como para causar problemas al ingenio espacial.

La NASA está trabajando para poder compartir las primeras imágenes de calidad captadas por el James Webb a finales de este año. Tras su lanzamiento en diciembre, el telescopio espacial que sustituye al archifamoso Hubble ha tenido un viaje relativamente tranquilo hasta su destino final y la calibración de todos sus espejos e instrumentos ha ido incluso mejor de lo que la NASA esperaba hasta que un micrometeorito ha chocado contra el telescopio espacial. Por suerte, no ha roto nada.

Aunque la NASA diseñó el James Webb para soportar este tipo de impactos, este micrometeorito en concreto chocó directamente contra uno de los espejos primarios y los ingenieros que lo operan estaban preocupados por si pudiera haber causado algunos problemas de cierta gravedad. Sin embargo, la agencia espacial americana afirma que las evaluaciones iniciales muestran que el telescopio sigue funcionando a un nivel que supera todos los requisitos básicos de la misión.

Los técnicos de la agencia si observaron un efecto marginal detectable en los datos que produce James Webb y por eso se tiene constancia del impacto. Queda por ver en qué consistirá ese efecto y cuánto durará o si al final no resultará ser algo digno de mención.

Diseñado para resistir

La NASA todavía está realizando análisis y mediciones exhaustivas del impacto; es de imaginar que se han tenido que llevar un susto considerable. Sin embargo, el telescopio espacial James Webb se fabricó a conciencia para que resistiera los impactos del polvo espacial en su órbita. De hecho, los ingenieros de la NASA sometieron muestras de los espejos a simulaciones y pruebas bastante realistas pero el problema viene de que el meteoroide que impactó en el James Webb era más grande que los que habían incluido en sus pruebas y por todo ello existía cierta preocupación sobre el tipo de daño que podría haber causado.

En cualquier caso, parece que la NASA hizo un buen trabajo durante la preparación del James Webb. La agencia llegó incluso a mantener la óptica más limpia de lo necesario mientras estaba en la Tierra. Todo ello está dando sus frutos ahora ya que James Webb está rindiendo por encima de los niveles óptimos. Con eso en mente, debería ser adecuado para años de servicio a pesar de este pequeño impacto y dado que la NASA ha puesto tanto empeño en el diseño y la ingeniería del telescopio espacial, no debería tener demasiadas dificultades para soportar cualquier impacto que reciba. Siempre que los meteoroides no sean demasiado grandes, claro.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí