En un principio podría pensarse que se trata de una obsesión de lectores empedernidos de ciencia ficción pero es una sensación que empieza a extenderse poco a poco entre diversos sectores sociales y que dentro de algunos años (cinco o diez) acabará degenerando en un debate abierto en la sociedad global que nos ha tocado vivir.

Los robots humanoides son, en principio, fascinantes. Son como muñecos enormes con los que todos desearíamos jugar pero plantean dos interrogantes esenciales

  • ¿en qué se transforma esa fascinación cuando no somos nosotros quienes los controlamos o, más aún, cuando no sabemos qué o quién los controla?
  • ¿qué sentido tiene desarrollar robots humanoides si la naturaleza misma nos demuestra que cualquier cosa que un ser humano pueda hacer es susceptible de ser mejorada por un animal o una máquina?

La repuesta a la primera pregunta no es fácil. Como mínimo debe producir desconfianza tener delante a una de esas máquinas humanoides y si nos igualan en tamaño o nos sobrepasan, apuesto a que la sensación debe ser sobrecogedora.

En cuanto al segundo tema, los aprendices de brujo deberían de dejar esta línea de hacer robots humanoides porque siempre existe una solución técnica mejor para cualquier aplicación. Si se necesita velocidad, son mejores las ruedas; para volar, las alas; para transportar, el remolque; para pintar, la pistola hidráulica; para ver, el telescopio; etc. Aunque el resultado final medio del ser humano sea excelente, la verdad es que puestos a fabricar máquinas siempre hay soluciones técnicas mejores para cada problema.

La literatura de ciencia ficción  nos ha provisto con varios ejemplos que nos pueden dar pistas sobre cómo podría evolucionar este fenómeno:

  • en el universo de Isaac Asimov los robots están prohibidos en el planeta Tierra por el miedo de los habitantes a las máquinas, a pesar de que se le implantaron las tres famosas leyes de la robótica que impedían a las máquinas dañar a los humanos
  • en AI (Inteligencia Artificial) se usan robots hasta para sustituir a las personas pero la integración falla cuando los robots tienen que elaborar sentimientos
  • en Blade Runner los robots han alcanzado tal grado de perfección que se trata, en realidad, de seres humanos artificiales a los que se coloca una fecha de caducidad para evitar que se inserten en la propia sociedad. Son humanos hasta tal punto que hacen las mismas cosas buenas y malas que hacen los humanos.
  • en la saga Terminator, las máquinas se rebelan contra los hombres y tratan de aniquilarlos con drones y robots muy parecidos a los hoy existentes aunque más evolucionados en IA y fuentes de alimentación

Es hora de que vayas pensando cuál será tu postura en este tema. Tarde o temprano acabará saliendo la conversación en el bar, en la oficina o en medio de una barbacoa.

Si piensas que todo esto es una tontería, imagínate que activas el servicio de notificaciones electrónicas en tu ordenador; un día, un radar detectará que tu vehículo circula por encima de la velocidad permitida. Un programa de inteligencia artificial leerá la matrícula de tu coche y enviará los datos de la infracción al centro de tratamiento automatizado de infracciones de tráfico (creo que está en León). Desde allí, una máquina te identificará en una base de datos e iniciará mediante un sistema de inteligencia artificial un procedimiento sancionador y te enviará a tu dirección electrónica y/o teléfono móvil una notificación de que te ha sido impuesta una multa. Todo esto a ti, humano, te lo hará una máquina sin la más mínima intervención de persona alguna. Luego, tú puedes pagarlo con una tarjeta electrónica con dinero virtual. Cada vez más parte del proceso lo llevan adelante las máquinas.

En mi opinión, es hora de que las instituciones supranacionales y los estados tomen conciencia del problema y adopten resoluciones y normativas que frenen en seco este desarrollo. Estamos a tiempo de detener antes de nacer la creación robots humanoides porque sin aportar nada especial, si siguen evolucionando, abrirán una vía muy peligrosa para la sustitución de las personas y tú estás entre los candidatos a ser “sustituido”.  Tú mismo.

 

robot humanoide

9 Comentarios

  1. Te falto mencionar Matrix, donde la humanidad fue aniquilada y solo se mantiende debido al uso que se le da como fuente de energia de las máquinas. Todo debido a que las máquinas tomaron conciencia de si mismas y al tratar de obtener su libertad solo consiguieron que los humanos trataran de destruirlas.

    • Es verdad que se me había olvidado pero después de pensarlo creo que no debería estar en la lista porque no aparecen robots. Es verdad que la raíz del la trama es una evolución de la inteligencia artificial pero no usa robots humanoides, sólo algunas clases de gusanos, bichejos, pulpos taladradores y maquinaria posmoderna.

  2. Ciertamente te falto ver una de las peliculas de la entrega en donde aparecen los principios de los humanoides adquirieron conciencia y posteriormente al querer libertad e igualdad entraron en guerra con la raza humana. Posteriormente evolucionaron en lo que tu mencionas, quizas por el odio que se genero hacia la raza humana o, que como bien dices tú, existen formas más capaces y más efectivas que un robot humanoide. Saludos! Te recomiendo ver Animatrix.

  3. Tengo Animatrix y las tres de la saga (todas originales, como siempre, claro) pero la única que me gustó fue Matrix. Como las ví por última vez hace algunos años no recuerdo ese detalle que dices; no te lo voy a discutir. Será así. 🙂

  4. Es interesante que plantees este punto Mauricio. Estamos ante un cambio tecnológico importante, es la parte visible (grafeno), aunque existen muchos más puntos, como la posición entre los diferentes elementos de la materia. En el fondo estamos ineraccionando con todo, y una interacción con el reino mineral a estos niveles debe realizarse de manera ordenada para evitar precisamente todo esto que explicas. Como escritora-investigadora, es uno de mis temas. De hecho tengo dos posts, uno en cada blog donde trato el tema. Mi teoría es observar la naturaleza, y así lo he hecho, pues es nuestra base para continuar nuestra evolución por donde sea. Nuestra materia viva no está completa…Yo propongo completarla, seguir un orden biológico, pues se van viendo claros los próximos pasos. Creo que es la manera más sabia 🙂

    • No acabo de entenderte, Meritxell.

      El caso es que ni aquí ni en donde el post ha tenido más debate, en Facebook, nadie ha sabido explicarme cuáles son las ventajas de los robots humanoides respecto a los funcionales.

      Por ejemplo, escalar una montaña es algo que requiere unas especiales habilidades y que sólo un ser humano o un robot humanoide muy avanzado pueden llevar a cabo. Lo que pasa es que escalar una montaña es la expresión de la lmitación del ser humano respecto a la función de subir a la cima de la montaña: cualquier robot dotado de aspas para volar (con forma de helicópetro, no humanoide) puede subir en un par de minutos lo que al robot humanoide o a la propia persona les llevaría horas.

      Es decir, los robots son más eficientes si son funcionales.

      • Es que es un tema que ya de por sí es complejo. Lo explicaré de una manera más práctica. Nos encontramos ante un dilema importante en la evolución tecnológica. De entrada quitemos influencias del cine para no quedarnos ahí, pues ninguna plantea una expresión del tema más beneficiosa para todos. La realidad es que no tenemos la libertad de iniciar un futuro de humanoides y no sabemos cómo puede ir, si puede desequilibrar más los ecosistemas, destruirnos…Qué hacemos? Y entonces nos paramos a pensar en lo que somos, en la evolución, y vemos que todo lo que hemos inspirado en la naturaleza ha salido bien. La vida es una obra de arte, no podemos negarlo, y es nuestra base biológica. Pero no estamos completos. El cerebro se está desarrollando todavía, y funcionamos con un porcentage muy bajo (dicen que Einstein llegaba al 12%). El primer punto es considerar esto, y completar ese orden biológico, evolucionar ordenadamente (esto es más complejo de entender y sería otro tema, pero es posible, solo hay que observar y se ve muy claro cómo hacerlo). Por otro lado, cometemos un error considerando una máquina como algo superior a nosotros. Son obra nuestra, llevan nuestra limitación cognitiva. Lo que pasa es que somos seres de costumbres…la ley del mínimo gasto energético! y para qué vamos a desarrollar una cualidad si tenemos una máquina que lo haga. La mayoría de cualidades no nos funcionan porque no las ponemos en marcha. antes la gente veía a grandes distancias…ahora todo el día nate el ordenador no hace falta y eso se merma, en detrimento de otras cosas. Desde mi desarrollo como ser que evoluciona, os digo que veo posible un avance totalmente ordenado en este asunto, estoy trabajando en ello, en cómo hacerlo. Es muy delicado el asunto, por eso cada paso ha de ser estudiado minuciosamente. si queremos hacerlo de manera beneficiosa tenemos que ser muy honestos. Gracias!

  5. ¿Y cuáles son los peligros de los robots humanoides?
    No es el miedo a la tecnología (quien escriba algo así sobre mí es que no sabe quién soy) o al avance de la ciencia.
    La cuestión es que en todas las hipótesis que se han planteado hasta la fecha sobre que podría pasar en el futuro en la relación entre máquinas y robots humanoides (tiene que ser ciencia-ficción necesariamente: no se puede hacer ciencia sobre algo que a día de hoy no existe) muestran un futuro de enfrentamiento.
    La razón última de ese enfrentamiento es que, sencillamente, los robots serán mejores y estarán más capacitados para casi todo que los seres humanos y éstos reaccionarán violentamente ante la amenaza de verse sometidos por las máquinas.

    Por eso, el punto es que los robots deben ser funcionales y tener la forma óptima para hacer la tarea que tengan que hacer. Hacer robots de forma humana es sólo un juego de aprendiz de brujo que conduce al desastre.

  6. La problemática crucial, desde mi punto de vista, tendrá que ver con los derechos de estos futuros seres artificiales. Hasta ahora hemos usado a las máquinas como instrumento. Pero cuando adquieran tal grado de complejidad se harán las preguntas que todos nos hacemos y comprenderán que estarán siendo manipulados, esclavizados y explotados por nosotros. No me queda la menor duda de que el principal rédito económico que se buscará con los androides de apariencia humana será el sexual. La idea de tener a un individuo bello, programado para ser sometido a gusto, será muy bien recibida por el mercado. ¿Pero si estos seres deciden rebelarse a ese sometimiento? Si algún día su inteligencia es tal que cobren consciencia, deberán obtener sus derechos (o de lo contrario generaríamos un nuevo tipo de esclavitud). Yo creo que la creación de estos individuos será inevitable, porque la misma tecnología, la misma evolución nos empuja hacia ellos. Y se los deberá reconocer como los individuos plenos que serán, aunque nosotros los fabriquemos y nos creamos sus “amos”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here