Lexur tiene varias cuentas en Twitter, una para sitio web, y todas esas cuentas sólo siguen en Twitter a @Lexur.

El caso es que desde que todas esas cuentas dejaron de seguir a cientos o miles de personas, cualquier cambio en el número de seguidos es fácilmente perceptible.

Por ejemplo, ahora en la cuenta de @granadaenlared han aparecido tres “follows” nuevos; se trata de tres cuentas de tres mujeres de rasgos orientales y cuyo nombre de usuario, biografía y tweets están todos en algún alfabeto que no está instalado en el ordenador desde el que se escribe este post.

Todo esto viene ocurriendo desde hace ya varios años y da igual que:

  • se cambie la contraseña
  • se eliminen aplicaciones con permisos y se vuelva a cambiar la contraseña
  • se cambie de ordenador
  • se utilicen o no las cuentas desde el móvil

En este caso en concreto, a estas cuentas no se accede desde móvil y se manejan desde ordenadores con Linux, sin otras aplicaciones externas que Hootsuite y Dlvr.it y con contraseñas de doce caracteres con mayúsculas y minusculas, números y signos ortográficos, o sea, que aunque nadie esté a salvo de un buen hacker, no son de las más fáciles de hackear.

¿Cómo lo hacen?

¿Es el propio Twiter el que añade y elimina seguidores aleatoriamente para que las cuentas se mantengan dinámicas aunque no se toquen?

¿Son empresas de venta de seguidores que los instalan en muchos perfiles? ¿Accediendo a las cuentas o están en los ordenadores de los usuarios?

¿Habrán conseguido infiltrarse en Twitter? ¿Habrá empleados deshonestos “colando” y vendiendo millones de seguidores?

A ver esos expertos: se aceptan teorías y soluciones.

Por cierto, este post se escribe a las 13:02 del día 20 de julio de 2.018 y las tres “intrusas” están visibles aquí.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here