Google anunció ayer (aprovechando la keynote de Apple para pasar lo más desapercibido posible) que en marzo de 2019 Inbox dejará de funcionar y sus usuarios tendrán que volver a usar el Gmail de siempre.

Hace ya casi cuatro años que la multinacional estadounidense presentó su nueva aplicación de email, a la que bautizó “Inbox”. Con ella pretendían revolucionar el email tradicional porque, según su propia publicidad, estaba diseñada para centrarse en lo que de verdad importa. Esto signbificaba que Gmail se lanzaba mediante un nuevo interface con funciones y acciones rápidas cuya misión era hacernos más eficientes chequeando y contestando el correo electrónico. Para ello aprovechaban algunas de las ventajas de los dispositivos móviles (básicamente de la pantalla táctil) para añadir, a modo de experimentos, funciones que eliminaban las tareas más repetitivas.

Así, mientras Gmail se mantenía estable durante años, en esta aplicacion aparecían las respuestas automáticas, el administrador de tareas o la agrupación de correos por asunto (muy útil cuando se trata un tema convarias personas de una misma compañía). Ahora se ve que todo esto simplemente era un puro experimento para seleccionar qué funciones se implementarían en Gmail y los usuarios que cándidamente se pasaron a la aplicación no eran más que los conejillos de indias para el experimento.

De todos modos, Inbox nunca llegó a tener un éxito significativo aunque sí una sólida base de usuarios, más bien fans, que ahora ven como todas sus proclamas en defensa de las virtudes de la app sólo los convertía en veta-testers gratuitos para los cambios que la multinacional de Palo Alto ha acabado incluyendo en su popular servicio de correo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here