Ya están aquí otra vez: Twitter dice que estoy siguiendo a cuatro orientales en una de mis cuentas.

Ya no sé cómo tomármelo.

El pasado mes de julio ya publiqué un post sobre spam en Twitter en el que me quejaba de que esos seguidores me aparecen constantemente en algunas de las cuentas de Twitter que manejo y que tomo todas las precauciones posibles para que eso no ocurra. Por ejemplo, este post se escribe desde un ordenador con Linux y la contraseña de la cuenta se cambia con cierta regularidad por una con mayúsculas, minúsculas, números y caracteres especias; no imposible -hoy día nada lo es en Internet- pero nada fácil de hackear.

Durante el mes de julio pasado ya inicié un procedimiento en Twitter para ver si podía ayudar en algo para determinar cómo se estaban produciendo esos hechos. Las respuestas fueron varios mensajes de email estandarizados en el que me decían que cambiara la contraseña y una o dos respuestas más de ese nivel hasta que dejaron de contestar.

Después de ver lo que pasa y cómo alguna gente está vendiendo seguidores, yo tengo absolutamente claro que dentro de Twitter hay gente que está haciendo mucho dinero con estos tejemanejes, mirando hacia otro lado mientras algunos artistas les untan con el dinero que sacan vendiendo millones de seguidores. No le encuentro otra explicación a tanto desinterés acerca de un tema que, supuestamente, debería ser fundamental para la plataforma y que debería estar parejo al de los mensajes de odio y la manipulación política.

En fin, será algo que habrá que aceptar como parte de esa red social.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here