La obsesión con el control y el espionaje de las autoridades chinas está llegando a puntos difíciles de imaginar en un país occidental. No es raro que cada pocos días veamos una nueva noticia en la que se cuanta que el gigante asiático está implementando un nuevo sistema de control de la población. Ahora les ha tocado el turno a los estudiantes.

La noticia que ha vuelto a sorprender al mundo es la distribución, de forma experimental,  de uniformes inteligentes para los estudiantes de diez colegios de la zona suroeste de China para controlar la asistencia a clases “y la seguridad”. Mediante dispositivos implementados en esa ropa inteligente se puede controlar la entrada y salida de cada estudiante del centro escolar y “otros datos” acerca de sus movimientos.

Los uniformes escolares incorporan dos dispositivos de seguimiento que permite saber si el alumno ha abandonado el centro escolar fuera de los horarios establecidos, en cuyo caso salta una alarma para la familia del estudiante y para los responsables del centro educativo.

En los centros donde se han implementados estos uniformes inteligentes, también funciona un sistema de reconocimiento facial para prevenir que unos alumnos ayuden a otros a escapar poniéndose su ropa. ¿A que ya empieza sonar a una auténtica distopía?

Por supuesto, los responsables de la fabricación de las prendas se han ocupado de que los dispositivos insertados en las prendas sean lo más resistente posible y soporten todo tipo de golpes y aplastamientos, además de estar diseñados para aguantar hasta quinientos ciclos de lavado con agua caliente.

Según los directores de los colegios, la implantación del sistema lleva aparejado un aumento de la asistencia a clase aunque  a nadie se les escapan los riesgos que supone dejar los datos y los movimientos de nuestros hijos en Internet.

De todas maneras, tampoco hay que poner en duda la capacidad de los estudiantes de todo el mundo para hacer pellas saltándose los sistemas de control más variopintos y seguramente ya estarán cavilando acerca de métodos para que la ropa no sea tan aplicada para controlar cada uno de sus movimientos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here