El dueño de Facebook, Mark Zuckerberg, supervisó los planes para consolidar el poder de la red social y controlar a sus competidores tratando los datos de sus usuarios como una moneda de cambio, mientras proclamaba públicamente que estaba protegiendo la privacidad de sus usuarios, según unas 4.000 páginas de documentos de la empresa filtrados que abarcan en gran medida el periodo 2011-2015 y que fueron obtenidos por NBC News.

Los documentos, que incluyen correos electrónicos, webchats, presentaciones, hojas de cálculo y resúmenes de reuniones, muestran cómo Zuckerberg, junto con su junta directiva y su equipo de gestión, discutían las formas de aprovechar la gran cantidad de datos de los usuarios de Facebook -incluida información sobre amigos, relaciones y fotos- como arma en las relaciones con otras empresas.

En algunos casos, Facebook recompensaría a las empresas favorecidas dándoles acceso a los datos de sus usuarios. En otros casos, denegaría el acceso a los datos de usuario a empresas o aplicaciones rivales.

Los documentos provienen de un caso judicial en California entre la red social y la poco conocida empresa Six4Three, que demandó a Facebook en 2015 después de que la empresa anunciara planes para restringir el acceso a algunos tipos de datos de usuarios. La aplicación de Six4Three, Pikinis, que se lanzó en 2013, se basó en esos datos para que los usuarios pudieran encontrar fácilmente fotos de sus amigas de Facebook en traje de baño.

Mientras todas estas reuniones tenían lugar y se elaboraba una estrategia para la explotación de los datos, Facebook no dejaba de gritar a los cuatro vientos que lo que más le preocupaba era preservar la intimidad de sus usuarios. Con los años esta actitud hipócrita ha acabado saliendo a la luz y ha provocado la desconfianza de los usuarios cuando no el abandono formal o de hecho de muchos de ellos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here