Phil Spencer de Microsoft anunció en el E3 el Proyecto Scarlett, que es su próxima generación de consolas y trae algunos aumentos considerables de rendimiento incluso sobre la ya de por sí potente Xbox One X.

Una vez más, Xbox Project Scarlett, en asociación con AMD, es, según Microsoft, el mayor salto generacional en rendimiento que han dado jamás, y comienza con su SoC. AMD está aprovechando los núcleos de CPU Zen 2 junto con una GPU basada en Navi y aunque todavía no se concen las cifras de rendimiento exactamente, estos componentes son un gran paso adelante con respecto a la generación actual.

Xbox One X sigue basándose en las CPUs Jaguar, que ya han llegado al límite de su rendimiento y añadir Zen 2 va a suponer un increíble aumento de la CPU, que ha sido el factor limitante de la Xbox One X. La combinación de esto con una GPU basada en Navi con Ray Tracing basado en hardware debería proporcionar unas prestaciones muy superiores incluso al de la Xbox One X. El objetivo de Microsoft para el Proyecto Scarlett se anunció en 120 FPS (que asumimos que está a 4K), pero también con una tasa de actualización variable, y con soporte para hasta 8K en el hardware. Microsoft afirma que esta consola será cuatro veces más potente que la Xbox One X.

Microsoft también va a ofrecer una disco SSD interno por primera vez en la historia y  lo van a aprovechar para reducir los tiempos de carga en los juegos, que son un gran obstáculo para la inmersión en este momento, especialmente en las consolas. Microsoft también utilizará parte de las SSD como caché de RAM.

Microsoft también declaró que continuarán con su tradición de mantener la compatibilidad hacia adelante con este nuevo lanzamiento, por lo que los juegos de Xbox One existentes  seguirán siendo jugables en la nueva consola también.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here