Google se ha decidido a lanzar un servicio de chat para intentar competir con plataformas como Whatsapp o Telegram y, para diferenciarse, lo hará basándose en el protocolo RCS que utiliza la misma plataforma que los mensajes SMS y que, por tanto, no necesita conexión a Internet y es universal para todos los teléfonos.

En principio el servicio estará disponible en Francia y el Reino Unido para irse ampliando progresivamente a otrs emrcados sin determinar en los próximos meses.

Aunque está bien que lo  intenten y sigan probando alternativas, todo el mundo sabe ya que este será el enésimo  fracaso de Google en su pretensión de dominar el servicio de mensajería. Ni teniendo una cuota del 90% podrán conseguir desbancar a Whatsapp o Telegram (de entrar en China ni hablamos).

Por si alguien lo duda, sólo tiene que volver la vista atrás para mirar la lista de servicios simlares que Google ha ido cerrando en el pasado; tantos que casi ya nos sabemos las habituales excusas que suelen ofrecer cada vez que cierran un servicio, aquello de mejorar la experiencia del usuario y centrarse en nuevos productos y servicios que realmente sean útiles a la comunidad y todo ese rollo.

Tan asimilado tienen dentro de Google que esto va a fracasar que no ponen el más mínimo cuidado en anunciar el nuevo servio a la par que hacen pública su decisión de dejar de fabricar sus propias tarjetas Android a la vista del fracaso comercial (tibia acogida según ellos) de Pixel Slate, la tableta que venía a revolucionar el mercado.

Seguirán dando soporte a las tabletas Android de otros fabricantes pero ellos mismos se quitan de en medio porque en la fabricación de dispositivos no tienen la misma posición dominante de que disfrutan con Android y ahí no pueden jugar marcando las cartas como están acostumbrados a hacer.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here