Es probable que la gente culpe a los robots por los accidentes laborales, pero sólo si creen que los robots son autónomos, según un nuevo estudio.

«Los robots son una herramienta cada vez más común en el lugar de trabajo, y es importante que entendamos cómo ve la gente a los robots en ese contexto, incluyendo cómo la gente ve a los robots cuando ocurren accidentes en el trabajo», dice el autor correspondiente, Doug Gillan, profesor de psicología de la Universidad Estatal de Carolina del Norte.

Para explorar este tema, los investigadores llevaron a cabo un estudio en el que mostraron a 164 personas varios escenarios de lugar de trabajo en los que ocurrió un accidente que involucró tanto a un humano como a un robot.

Cuando los investigadores dijeron a los participantes que el ser humano estaba operando el robot, por lo general culparon al ser humano por el accidente. Cuando se enteraron de que el robot era autónomo, y que el ser humano sólo lo estaba monitoreando, los participantes del estudio generalmente culparon al robot.

«El hallazgo es un tanto intuitivo, pero aborda una cuestión fundamental: ¿cuándo transferimos la responsabilidad de un error de un humano a un robot? Gillen dice.

«El estudio también plantea interrogantes sobre la rapidez con la que los robots autónomos pueden ser asimilados en el lugar de trabajo. ¿Quieren los empleadores comprar robots que puedan ser más eficientes, pero que puedan ser culpados de errores, lo que hace más difícil responsabilizar a los empleados humanos? ¿O los empleadores quieren seguir con los robots que son vistos como herramientas que deben ser controladas  por los humanos (que pueden ser exigidos y sancionados como siempre)?».