Apple lanzó hace unas semanas el iOS 14.5, que incorpora una función de privacidad muy esperada. App Tracking Transparency (ATT) obliga a los desarrolladores a pedir pemiso antes de rastrear a los usuarios en otras aplicaciones y servicios del iPhone y el iPad.

Es la primera vez que las aplicaciones que recogen datos tienen que pedir permiso para rastrear a los usuarios, lo que explica por qué Facebook no está contento con el cambio. Facebook protestó contra las funciones de privacidad de iOS 14 mediante una campaña publicitaria destinada a convencer a la gente de que Apple es el malo de la película y de que los anuncios personalizados son necesarios para las pequeñas empresas. Facebook llegó a amenazar con que Facebook e Instagram podrían dejar de ser gratuitos si los usuarios bloquean el seguimiento. Por otra parte, la compañía informó a los anunciantes de que las campañas publicitarias sufrirían cambios significativos tras la puesta en marcha de iOS 14.5. La pérdida de la posibilidad de rastrear a los usuarios también impide a Facebook ofrecer a los anunciantes estadísticas sobre el rendimiento de los anuncios. Facebook también espera que los cambios de privacidad de Apple afecten a sus resultados.

Las estimaciones realizadas antes de la salida de iOS 14.5 sugerían que muchas personas bloquearían el seguimiento si se les daba la oportunidad. Ahora que ya está operativa la ATT (App Tracking Transparency), un nuevo análisis muestra que la gran mayoría de los usuarios de iPhone optan por dejar desactivado el seguimiento de aplicaciones en el iPhone, es decir, no conceder permiso a las apps para hacerles seguimientos, lo que demuestra que la función es un golpe devastador para Facebook y otros desarrolladores que ganan dinero con el seguimiento de los clientes y el acaparamiento de sus datos.

Si los usuarios de iPhone dejan desactivada la nueva función de privacidad «Permitir que las aplicaciones soliciten hacer seguimiento», todas las aplicaciones de iPhone y iPad recibirán la orden de no rastrear a los usuarios. Es como si se bloqueara permanentemente el rastreo cuando se muestra un aviso. Si se desactiva la función, los avisos desaparecen y las aplicaciones no pueden recopilar datos.

Flurry Analytics ha estado supervisando el comportamiento anti-seguimiento desde que la función se lanzó en iOS 14.5. El software de análisis de la empresa se utiliza en más de un millón de aplicaciones móviles, lo que le permite ofrecer análisis en 2.000 millones de dispositivos. Flurry examinó la tasa de aceptación diaria y la proporción de usuarios a los que las aplicaciones no podían pedir que se les hiciera un seguimiento (cuando se desactiva la opción de permitir que las aplicaciones soliciten el seguimiento).

Flurry descubrió que sólo entre el 11 y el 12% de los usuarios internacionales de móviles a los que hace seguimiento permitieron el seguimiento de aplicaciones tras el lanzamiento de iOS 14.5. La tasa de aceptación es aún más baja en los Estados Unidos, con un 2-4%.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here