Published On: Sab, Dic 11th, 2004

Descubren la cueva de Juan el Bautista

Europa Press

Un arqueólogo británico asegura que ha descubierto en las montañas, al noroeste de Jerusalén, una gruta en la que según él San Juan Bautista administraba el bautismo a sus discípulos.

Shimon Gibson, de 46 años, declaró a la AFP que este descubrimiento constituye “la primera prueba arqueológica de la realidad histórica de los relatos evangélicos”.

Otros arqueólogos consideran que las conclusiones son apresuradas, ya que el descubrimiento de una lugar de culto muy antiguo vinculado a San Juan Bautista no prueba su presencia física en dicho lugar.

Los resultados de tres años de búsquedas, entre 2000 y 2003, con el apoyo de la universidad norteamericana de Charlotte (Carolina del Norte), fueron reflejados en un libro, “La gruta de Juan Bautista”, publicado recientemente en Estados Unidos y Reino Unido.

La gruta está situada cerca del kibbutz Tzuba, “distante a una hora de marcha a lomo de mula de Ein Kerem”, el lugar donde según la tradición cristiana nació Juan Bautista.

Fueron los miembros del kibbutz quienes alertaron en 1999 al arqueólogo sobre la existencia de la gruta, oculta desde hace siglos por una espesa vegetación.

Shimon Gibson, un investigador de campo con la apariencia de “Indiana Jones” que recorre Tierra Santa desde 1975, se introdujo en ella reptando a través de un orificio. La gruta estaba llena de tierra y escombros.

El arqueólogo decidió entonces excavar la gruta después de descubrir en sus muros, grabada en roca calcárea, una ilustración de Juan Bautista, “ataviado con un vestido de pelo de camello”, tal y como se relató en Matías (3-4). También halló cruces y el rudimentario dibujo de una cabeza decapitada, ilustrando el trágico fin de este personaje contemporáneo de Jesús, a quien bautizó en el río Jordán.

Bajo la imagen que representa a Juan Bautista, se observa un pequeño nicho que debía “contener una reliquia”. “Estos dibujos son obra de monjes bizantinos que se reunían en la gruta para contar la historia de Juan Bautista”, dice Shimon Gibson.

La gruta tiene 24 metros de largo, 4 de ancho y 4,5 metros de altura. Dieciocho imponentes escaleras, talladas en la roca, conducen a una gran pila rectangular.

“A diferencia de los ritos de inmersión practicados en la religión judía, que son individuales y pretenden la purificación del cuerpo, los que practicaban los discípulos de Juan Bautista eran colectivos y aspiraban a la purificación de los corazones”, afirma el arqueólogo.

A la derecha de la entrada, se descubrieron grandes pilas que retenían el agua de la lluvia y alimentaban la piscina interior, ya que sólo la lluvia “venida del cielo” podía ser utilizada en el ritual.

“En este lugar se hallan las primeras pruebas concretas de la existencia de Juan Bautista”, afirma Shimon Gibson, diplomado por la universidad de Londres, y autor de numerosos libros eruditos sobre arqueología bíblica. La gruta de San Juan, restaurada por el kibbutz Tzuba, será abierta al público a principios de 2005.



Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>