Published On: Sab, Abr 2nd, 2005

Vida marina en peligro

Europa Press

La diversidad marina en Europa está experimentando en la actualidad una disminución muy rápida debido al impacto humano y el cambio climático, según las conclusiones del simposio internacional “Biodiversity loss in Europe” que se desarrolló el primer fin de semana de marzo en Almería, organizado por la Asociación Española de Ecología Terrestre (AEET), con el apoyo de la European Ecological Federation (EEF).

En declaraciones a Europa Press, el responsable del Departamento de Ecología Funcional y Evolutiva de la Estación Experimental de Zonas Aridas (EEZA) perteneciente al Consejo Superior de Investigaciones Cientificas (CSIC), Francisco Pugnaire, explicó que también se ha dado a conocer que la pesca industrial ha causado un daño tremendo en los ecosistemas marinos, ya que este tipo de explotaciones redujeron la biomasa de las comunidades en un 80 por ciento en 15 años de explotación.

“Como consecuencia de ello la biomasa actual de los grandes peces es alrededor de un 98 por ciento menor que en ausencia de explotaciones pesqueras”, según el responsable del Centro de Estudios Avanzados de Blanes del CSIC, Enrique Macpherson.

Macpherson defendió, además, que, “por desgracia, la perturbación humana ha afectado también a la totalidad de los ecosistemas, y se han observado algunos efectos negativos en cascada sobre las cadenas tróficas”.

Insistió en la importancia del mar Mediterráneo como “punto caliente” de biodiversidad marina con una gran cantidad de especies endémicas. “Sin embargo una gran parte de los hábitats más importantes están actualmente en peligro debido a la sobrepesca y la urbanización de nuestras playas”, advirtió.

Explicó que, además, “muchas especies únicas son incapaces de dispersarse a grandes distancias y tienen capacidades de recuperación muy bajas”.

OTRAS ESPECIES EN PELIGRO

Por su parte, el miembro de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), Mariano Giménez-Dixon, admitió que el conocimiento que se tiene de muchas especies y grupos a nivel europeo “dista mucho de lo ideal”.

El Libro Rojo de la UICN de las Especies Amenazadas en 2004 contiene 22.733 vertebrados, incluyendo más del 90 por ciento de los mamíferos conocidos; todas las aves y anfibios conocidos y varios cientos de especies de reptiles y peces.

De la especies incluidas en el Libro Rojo, 1.439 especies son vertebrados europeos, de los cuales 179 están amenazados de forma global, según su revisión sobre el estado de la situación de los vertebrados europeos.

En el resto de su intervención, Giménez-Dixon revisó las principales amenazas para estas especies, los hábitats más importantes ocupados por ellas y las medidas propuestas para su conservación.

Previamente, la experta del Joint Nature Conservation Committee del Reino Unido, Deborah Procter, había presentado en su charla el problema que supone el conocer la biodiversidad de invertebrados terrestres en Europa y el de calcular su estado de conservación, así como identificar sus mayores amenazas y causas de desaparición.

Otra conclusión del simposio fue que se está perdiendo biodiversidad en Europa por la pérdida de hábitat y la fragmentación del territorio. Según Pujnaire, aunque los especialistas en conservación han estudiado extensamente los efectos de la pérdida y fragmentación de hábitat sobre la biodiversidad y su relación con la extinción de las especies, “el conocimiento que tenemos de estos efectos es todavía muy limitado”.

Una razón para ello es que los datos de poblaciones y comunidades dependen de procesos que actúan a escala local”, según aportó Thorsten Wiegand, del Centro de Investigación Ambiental de Leipzig (Alemania).

“Nuestros resultados sugieren que los efectos de la fragmentación requieren una buena comprensión de la biología y el uso del hábitat de las especies de que se trate”, agregó el científico alemán.

La profesora de la Universidad de Helsinki (Finlandia) Ilkka Hanski insistió en que para entender verdaderamente las consecuencias de la pérdida de hábitat y la fragmentación se necesitan modelos que consideren la dimensión espacial de los procesos naturales. En este contexto, analizó hasta qué punto el conjunto de la Red Natura 2000 “es realmente funcional”.

“Todo esto es importante por la riqueza y los servicios que los ecosistemas proporcionan a la sociedad. Sin unos ecosistemas sanos nuestra sociedad se ve privada de muchos de sus suministros vitales,” dijo, por su parte, Wolfgang Cramer, del Instituto de Investigación de Impactos del Clima de Postdam (Alemania).

“Muchos ecosistemas, y los servicios que proporcionan, como el suministro de agua o el control de las plagas, corren actualmente un alto riesgo debido a la degradación a la que están sometidos, a los cambios en los usos del suelo y al cambio climático”, agregó.

CAMBIO CLIMATICO Y BIODIVERSIDAD

De otro lado, el experto del Instituto Internacional para el Desarrollo y Medio Ambiente de Londres, Hannah Reid, indicó que hoy en día la gran mayoría de los científicos considera que la actividad humana afecta significativamente al clima.

“Estos cambios afectan directamente a la biodiversidad de los ecosistemas, pero a su vez los cambios en los ecosistemas naturales afectan al clima”, preciso. En su opinión, “es imprescindible conocer estas interrelaciones entre el clima y la biodiversidad para predecir la evolución futura de nuestros ecosistemas”.

Por último, para terminar su intervención en el simposio, analizó la necesidad de realizar políticas europeas integradas y explicó de forma práctica cómo se podría llegar a mitigar la alteración del clima y optimizar la adaptación de los ecosistemas a las inevitables alteraciones que el cambio climático ya está provocando.

PLANTAS EN PELIGRO

“Se han perdido entre el 0,2 y el 3,5 por ciento de los taxones europeos, sobre todo del centro y oeste de Europa, en apenas unas decenas de años”, dijo el representante de la Academia de Ciencias de la República Checa Jan Kirschner, quien añadió que, además, “aproximadamente un 50 por ciento de las plantas que se encuentran en estas regiones están consideradas como especies amenazadas”.

“Las zonas más importantes para la biodiversidad vegetal en Europa están fuera de esa región central: son la cuenca mediterránea y el conjunto de islas que envuelven nuestro continente”, indicó y concluyó que, “aunque comparativamente bien conservadas, las comunidades vegetales en la región mediterránea se encuentran gravemente amenazadas por la urbanización, particularmente de la zona litoral, donde ya han desaparecido importantes formaciones vegetales”.



Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>