Published On: Mar, Nov 7th, 2006

Calentamiento global

Europa Press

NAIROBI, 7 (EP/AP)

El calentamiento global prolongado llevará a cambios de las zonas climáticas, aumentos en el nivel de los mares por la expansión del calor además de impulsar el deshielo polar y agudizar las temperaturas extremas, y perjudicar negativamente a los yacimientos arqueológicos históricos, advirtieron los expertos reunidos hoy en la Cumbre del Clima de la ONU, que se celebra desde ayer y durante los próximos 15 días en Kenia.

Desde las ruinas históricas en Tailandia hasta el asentamiento del siglo XII en la costa este africana, yacimientos históricos que han soportado guerras, saqueos y desastres naturales, pueden no superar la amenaza del cambio climático y el calentamiento global del planeta, según los expertos.

“Nuestro planeta está cambiando y no hay marcha atrás”, aseguró Tom Downing del Instituto de Medio Ambiente de Estocolmo, autor del informe “El Atlas del Cambio Climático” sobre la amenaza del cambio climático sobre yacimientos arqueológicos y ciudades históricamente eregidas a lo largo de las costas, junto con Kirstin Dow de la universidad de Carolina del Sur. “Son pérdidas que nos afectan a todos, todos sentiremos la pérdida de nuestra cultura”, advirtió.

Entre sus hallazgos, el informe de Downing advierte de que recientes inundaciones atribuidos al cambio climático ya han dañado las ruinas ancianas de Sukhothai o “Amanecer Feliz”, ciudad situada en el noreste de Tailandia de más de 600 años de antigúedad, mientras que el aumento de las temperaturas están “blanqueando” los arrecifes de la barrera de Belice y la subida del nivel del mar está vertiendo agua salada en los humedales del Parque Natural de Doñana, en España.

En este sentido, Downing mostró preocupación por el hecho de que el mar eventualmente engulla yacimientos históricos como la Antigua Ciudad en la isla keniana de Lamu, que atrae gran cantidad de turismo año tras año y data del siglo XII, siendo catalogada por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad.

“Algunos de los desarrollos con los que nos enfrentamos significan que los parques de hoy pueden no existir mañana”, admitió el director ejecutivo del Programa Medioambiental de la ONU, Achim Steiner, que insistió en que “la adaptación al cambio climático debe y tiene que incluir importantes yacimientos naturales y culturales”.

Así, subrayó el hecho de que la respuesta no puede ser la de “encerrar las cosas en museos y zoos” y, por el contrario, abogó porque los Gobiernos de todo el mundo actúen para contener el recalentamiento global del planeta.

Por su parte, los científicos achacan el aumento medio de las temperaturas en un grado centígrado el siglo pasado, en gran parte, a la acumulación de dióxido de carbono, metano y otros gases de efecto invernadero en la atmósfera, así como gases residuales de plantas nucleares, automóviles y otros de combustión de carburantes fósiles.

La Cumbre del Clima, que se desarrolla desde ayer en las próximas dos semanas, ha reunido a delegados de todo el mundo para abordar el problema del cambio climático. Las 189 naciones que impulsaron en 1992 el Tratado del Clima de la ONU se encuentran hoy divididas en dos grupos.

Sólo 165 países ratificaron el Protocolo de Kioto en 1997 que aboga por la reducción en la emisión de gases de efecto invernadero y de otra naturaleza, mientras que Estados Unidos, uno de los países más contaminantes del planeta no es signatario del Tratado. Por su parte, el presidente estadounidense, George W. Bush, dio portazo al Protocolo en 2001 por motivos económicos y justificó su negativa en el hecho de que éste excluía a los países más pobres de su mandato.

Por el contrario, bajo el auspicio de Kioto, 35 países industriales se vieron obligados a reducir sus emisiones en un cinco por ciento respecto a sus niveles de 1990 a la altura de 2012.



Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>