Published On: Jue, Dic 20th, 2007

El salto de la climatología

Lukor.com

José María Cuadrat es el presidente de la Asociación Española de Climatología (AEC), además de dirigir el Grupo Consolidado “Clima, Agua, Cambio Global y Sistemas Naturales”, reconocido por el Gobierno de Aragón.

Hace más de 20 años, cuando comenzó a investigar en este campo el panorama era diferente, “No había nada, muy poca cosa en investigación. Pocas personas se dedicaban a climatología, era desagradable porque no había datos, debías crearlos tú. Era una labor poco grata”, explica.

Pregunta.-En la actualidad se habla mucho de cambio climático, dejando de ser este término de uso científico y estando presente en cualquier conversación cotidiana.

Respuesta- El interés por los cambios y variaciones del clima es novedoso, es cierto. Antes, hace 20 años no se hablaban de variaciones del clima y tampoco sobre el medioambiente. Pero ahora hay que ver dos planos distintos: el periodístico y el científico.

Desde el periodismo se alarma, se da información pero poca divulgación, primando la información inmediata, rápida. El periodista busca un titular, la inmediatez. Y para el científico lo que preocupa es el estudio en detalle, meditado, donde la reflexión es fundamental. Son dos ámbitos contrarios, yo también entiendo el primero, pero la divulgación es fundamental.

Los medios le hacen hueco en portada al cambio climático porque es una realidad….

Los investigadores estamos observando algo que es motivo de preocupación. Por eso también la sociedad y el mundo político se han hecho eco de que la variabilidad y el cambio forma parte de la dinámica del clima, pero en la actualidad hay una novedad: está cambiando a ritmo muy rápido. Es importante la acción del hombre, que es catalizador de esos cambios, como nunca antes lo había sido. Y eso es fruto del consumo de energía, de un modelo de desarrollo consumista y de un alto crecimiento demográfico.

La vulnerabilidad del hombre se pone de manifiesto con el cambio climático.

El cambio es irrefutable, y la acción del hombre también. La sociedad es muy vulnerable, y si los cambios son fuertes, se verá afectada gran parte de la población, y eso es lo que preocupa especialmente.Muchas de las consecuencias del c.climático son previsibles. Otras menos o muy difíciles de prever, porque dependera del consumo de energía que hagamos,d el modelo de desarrollo que siguamos, del crecimiento demográfico…

José María, usted como investigador experto en Climatología, ¿Cuáles cree que serían las consecuencias previsibles del cambio climático?

En lo previsible, sí que es cierto que un incremento de temperatura global modificará de forma clara los ecosistemas, y si se modifican, esto afectará a la actividad humana, con claras consecuencias sociales y económicas. Los informes del IPCC ponen de manifiesto que las zonas más vulnerables serán las de montaña, las costeras,.,.,. , que el cambio climático afectará más a los pobres que a los ricos, que tienen menor capacidad de adaptación, que eso puede generar movimientos de población. Señalan un cierto incremento térmico, que puede desplazar los ecosistemas hacia latitudes mayores, en el caso del hemisferio norte, menos, en el hemisferio sur. Porque hay diferencias marcadas de tipo espacial. También habrá un incremento en la variabilidad de las precipitaciones.

En latitudes altas del hemisferio Norte parece que las precipitaciones pueden aumentarse, en otras un ligero descenso (como ocurrirá en España). Lo estamos viendo ya ahora, llevamos unos años en que la precipitación es menor. Hay ligero incremento del nivel del mar, aunque es difícil de valorar. Pero lo que hay que hacer es valorar el comportamiento de la sociedad futura: ¿Va a seguir nuestra sociedad consumiendo energía a los mismos niveles que ahora? ¿Va a seguir con el mismo consumo de energía fósil?, ¿Va a seguir con el modelo altamente consumista?

Hace años entre los propios científicos no había un consenso sobre el cambio climático. ¿Cómo es la situación ahora que ya se admite como real y presente el cambio climático?

Ahora hay diferentes posturas. Por un lado las de los negacionistas, que señalan que el cambio climático es natural y el hombre no interviene, y se va a adaptar como ha hecho siempre. Y por otro, los catastrofistas, para quienes el cambio es irreversible y no hay alternativa. Creo que lo que debe primar es el sentido común. La mayoría de investigadores asegura que el clima es variable y cambiante. Todos los científicos están de acuerdo en esto, donde puede haber discrepancia es hasta dónde llega la acción del hombre, pero todos asumen que el hombre interviene.

El mundo científico se mueve por certezas dentro de la probabilidad y lo que se señala es que la probabilidad de presencia del hombre es muy alta e interviene y afecta al sistema climático. Si seguimos con los comportamientos actuales seguirá ese cambio pronunciado, pero dependerá de lo hagamos. Los planteamientos catastrofistas están más en la percepción de la sociedad, está mas planteado desde los medios de comunicación.

Hemos perdido la capacidad de percepción que tenía el hombre del campo, ahora de repente llueve unas gotas y ya hablamos de grandes inundaciones por culpa del cambio climático, hace un poco de calor, y lo mismo. Esa sensación no la tenía el hombre rural, El hombre de la ciudad vive en un mundo totalmente artificial y cuando lo modificas un poco parece que todo son catástrofes. Cualquier cosa se le atribuye al cambio climático. Se exagera mucho. El mundo científico está en la línea del sosiego y reflexión para valorar qué pasa y cuales pueden ser las percepciones futuras.

El Grupo de investigación que usted dirige ha realizado el Atlas Climático de Aragón, un proyecto del Departamento de Medio Ambiente del Gobierno de Aragón para tener una información climática más fiable.

Sí, hace unas semanas lo presentamos. El atlas está realizado por nuestro grupo, para conocer en detalle el clima de Aragón a raíz de estudios que ya teníamos, actualizándolos y homogeneizando toda la información. Se ha hecho una cartografía global de Aragón, no sólo por zonas, tal como habíamos publicado anteriormente, aplicando últimas tecnologías en cartografía digital y automática.

El objetivo que persigue la consejería de Medio Ambiente es: conocer el clima del pasado a partir de una información climática indirecta como puede ser a través del estudio de los anillos de crecimiento los árboles, documentación histórica, estudio del polen… Hay muchas fuentes, Aragón es una región privilegiada con muchas fuentes para estudiar el clima.

¿Este Atlas permitirá saber cómo será el clima en unos años?

Sí, porque no se puede valorar el futuro sin un buen conocimiento del clima presente. Este es el segundo objetivo del Altas, con información detallada de las temperaturas, precipitaciones en los últimos 50 años. El otro objetivo es presentar las tendencias que los principales elementos del clima han tenido en los últimos 50 años: la temperatura, la precipitación, la nieve.

El trabajo se presenta en tres formatos para que sea lo más útil posible a la sociedad aragonesa, a los gestores y a los investigadores: papel, digital y con un DVD, con toda la información estadística, y esta misma presentación en web del departamento, para que todos los usuarios puedan tenerla disponible en ordenador, ampliar y reducir, ver en detalle qué ocurre en zonas muy concretas del territorio aragonés.

¿Cuáles son las principales líneas de trabajo el Grupo Clima, Agua, Cambio Global y Sistemas Naturales?

Aglutina dos grandes líneas de trabajo: la climática y la hidrográfica. Ambas están muy relacionadas, especialmente en Aragón. Son las dos líneas básicas del grupo, para desarrollar estudios detallados, una base de datos uniforme y de calidad y aplicar esta información al conocimiento del comportamiento del clima e hidrología de Aragón. Tenemos investigaciones de alto nivel, con tesis doctorales sobre los extremos climáticos y su influencia en la hidrología, análisis de sequías, inundaciones… Estamos trabajando en estos ámbitos desde hace años. El departamento de Geografía tiene una larga experiencia en estudio de clima y en su seno nació el grupo.

¿Cómo era hace 20 años, cuando usted empezó la investigación en climatología?

Era un trabajo duro, realizado con ordenadores que se estropeaban cada dos por tres, que tenían que mantenerse en un espacio climatológico con temperaturas bastante bajas. Recuerdo que teníamos que trabajar por la tarde con abrigo dentro de la sala, porque si no el ordenador se calentaba… Eso fue los comienzos, que sirvió para crear una primera base de datos, que ha permitido el germen de esta investigación, que fue una línea pionero en este Departamento.

La climatología da un salto brutal en los últimos 30 años. No había nada, muy poca cosa antes en investigación. Pocas personas se dedicaban a climatología, era desagradable porque no había datos, debías crearlos tú. Era una labor poco grata, por eso eran pocos, pero de forma paulatina se incorporaron otros investigadores en Barcelona, Madrid, se abrieron campos nuevos agrícolas, ambientales…

Rosa Castro



Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>