Published On: Lun, Oct 24th, 2011

Las variedades autóctonas de lechugas aragonesas se presentan en un libro

SINC

El libro Evaluación morfológica y molecular de variedades autóctonas aragonesas de lechuga (Lactuca sativa L.) y especies silvestres emparentadas (Lactuca spp.) es el resultado de un proyecto de investigación, enmarcado en el convenio de colaboración entre el Gobierno de Aragón y “La Caixa” para el programa de conservación y gestión de los valores naturales de Aragón.

Los objetivos de la investigación, realizada por los científicos del Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón eran la evaluación morfológica y de resistencia a principales enfermedades de las variedades autóctonas de lechugas, el estudio de su comportamiento en campo y su caracterización molecular. Todo ello ha concluido con la elaboración de esta publicación cuya finalidad es dar a conocer este valioso material genético y cultural.

La publicación presenta la caracterización morfológica y molecular de 34 variedades aragonesas, que fueron seleccionadas por nombre, tipo y diversidad geográfica con el fin de cubrir el mayor espectro fenotípico y genético posible. También está presente una importante colección de lechugas silvestres con su caracterización molecular y morfológica.

Los datos obtenidos se presentan ilustrados con múltiples fotografías a color que demuestran la gran diversidad de las diferentes especies del género Lactuca, al que pertenece la lechuga, así como una revisión sobre el estado de los recursos fitogenéticos de este género a nivel nacional e internacional y las líneas futuras sobre la mejora genética de la especie.

El materia vegetal está conservado en el Banco de Germoplasma de Especies Hortícolas de Zaragoza, gestionado por el CITA, que lleva ya 30 años de actividad. Posee una colección de alrededor de 1.000 entradas de diferentes tipos de lechugas prospectadas por toda la Península Ibérica, resultando una de las colecciones más completas de España. Un centenar de ellas son aragonesas.

La conservación de este germoplasma es primordial para preservar la diversidad genética de las variedades locales del cultivo de la lechuga y su potencial utilidad como donante de genes para futuros programas de mejora genética ya que el germoplasma autóctono incluye genotipos adaptados a las condiciones del suelo y clima aragonés.

Los autores del libro son Miguel Carravedo, Cristina Mallor y Ana Garcés, investigadores de la Unidad de Tecnología en Producción Vegetal del CITA, y expertos en mejora genética, biología molecular y gestión de los recursos fitogenéticos.



Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>