En los tiempos que vivimos es fácil quedarse bloqueado sin saber qué regalar porque lo normal es decir “¡Si es que ya tiene de todo!”. Eso es cierto y no. Tiene de todo lo barato, de cosas que valen diez euros tendrá un almacén, pero de aparatos o prendas de vestir de más de cien euros seguro que no anda sobrado.

¿Y por qué poner el límite en cien euros? Porque una guitarra eléctrica es un regalo caro. Normalmente, se regala la guitarra eléctrica al adolescente con aires rockeros o al cuarentón con tiempo libre que, de haberlo sabido, de joven se hubiera dedicado al rock and roll y ahora otro gallo cantaría. Como se suele regalar la primera guitarra, es imprescindible acompañarla de un pequeño amplificador para que la guitarra suene; no vale decir eso de “…y ahora vas tú y la enchufas al equipo de música” o “mira a ver si te gusta y luego ya, si eso, te compras el amplificador que te guste”. Una guitarra eléctrica sin amplificador es un coche sin motor.

Hay básicamente tres opciones para hacer este regalo:

  1. La guitarra de iniciación
    Es una guitarra de buena calidad producida por un fabricante prestigioso pero etiquetada con una segunda marca. Hoy día estos productos tienen una calidad más que aceptable y un precio minúsculo. Una pareja perfecta la hacen esta Squier Stratocaster y el amplificador Fender Frontman de 10 watios, suficientes para enloquecer en una habitación y ensayar con unos amigos.
    (Los enlaces apuntan hacia una conocida tienda de instrumentos musicales de Granada y no hay ninguna relación comercial con esa tienda ni en los siguientes enlaces a CashConverters o eBay)
  2. La segunda mano
    Aunque dice la leyenda que las guitarras envejecen como el buen vino, la realidad es que se estropean y deterioran como todo. Las que tiene algún valor son guitarras con más de treinta años y no porque suenen mejor que las equivalentes actuales sino porque son las auténticas con las que se hicieron las canciones que hicieron historia en el pop y el rock. Sonaban mal pero era así como sonaban The Shadows, The Beach Boys o los mismísimos The Beatles.
    Una guitarra usada es una guitarra usada. Es más barata pero tendrá marcas de uso y algún resto de polvo o suciedad en un rincón. Suelen ser un 40% más baratas que las nuevas y, o se compra en mano y previa prueba, o se compra en una tienda que responda y dé garantía.
    La misma pareja que antes pero un poco más antigua y de segunda mano son esta Squier Stratocaster y este amplificador Squier, también de 10 watios como el anterior y que están a la venta en CashConverters.
  3. La opción baratuna
    Existen los llamados “packs de iniciación” que contienen todo lo que el novato necesita. Además de la guitarra eléctrica y el amplificador, suelen traer cuerdas de repuesto, un afinador, unas puas, un cable para enchufar la guitarra al ampli, una correa para colgarse el instrumento y una funda. Los hay mejores y peores. Éste que te pongo a continuación no es de los peores pero su bajo precio responde exactamente a la calidad de los componentes del paquete.
    Si no estás seguro de si el regalo va  ser acertado y temes que acabe arrumbado en el trastero a las dos semanas o si tu presupuesto no da para más, este pack que venden en eBay es suficiente para lanzar a algún amigo o pariente a las turbias aguas del rock and roll. 😀

Y sí, no te quepa la menor duda: una guitarra y un ampli son un regalazo.

7 Comentarios

    • Pues no, rotundamente no. Por varias razones:
      a) al contrario de lo que se piensa, la guitarra acústica suele ser más difícil de tocar que la eléctrica porque para conseguir más sonoridad se usan cuerdas más gordas y que están más duras a la hora de aprender.
      b) estamos hablando de rock and roll; si el regalado es un sujeto jipilongo y bucólico al que le gusta pasar las horas mirando volar a los pájaros, igual puede expresar sus sentimientos mejor con una guitarra acústica pero si es un adolescente de entre 12 y 90 años, lo suyo es que deje salir sus energías a toda pastilla por un altavoz
      c) si el regalado tiene tendencia a hacer el tonto más allá de lo razonable, al regalarle una eléctrica lo atas a un enchufe mientras que con la acústica te puede amargar cualquier día de playa, montaña, barbacoa o bares.

    • Lo mismo de lo mismo pero con el riesgo adicional de que le salga su vena lolailo y entonces ya sí que estás perdido del todo.

  1. A mi marido lo que le gusta es el funky, ese de los pantalones de campana en Soul Train ¿que guitarra le compro?

    • No hay ningún modelo en especial para ese tipo de música o, al menos, no hay ninguno que sea barato.

      Si lo que le gusta es ese tipo de música igual sería mejor regalarle un plato para vinilos de los de antes y que pinche a la antigua usanza porque hacer música está un paso más allá de tocar un instrumento.

      O igual también le vendría bien un teclado de los que vienen con ritmos programados y son fáciles de tocar y con ellos sí que se pueden hacer cosillas en uno u otro estilo casi desde el primer día.

    • a tu marido cómprale un rizador para el pelo y que se haga un pelucón de los Jackson Five para flipar jajajajajaja

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here