Julio Cable presenta junto a su banda «Los Infollables» el nuevo single «Sin querer pensar» como aperitivo al LP «La curva de Boutakov» que también sale este mes

Cada vez que cuatro seres humanos se ponen a tocar música juntos, hacen que sus cerebros se sincronicen, enciendan fuegos artificiales en sus neuronas y baje el cortisol. Por todo ello, hacer música tiene un efecto saludable, casi sanador. Y en menor escala, escucharla también puede producir algo similar.

La canción “Sin querer pensar”, este último single, es un homenaje de Julio Cable, a todas las personas que a lo largo de los años le han acompañado haciendo música. Habla del inexorable paso del tiempo, una constante en la obra de Julio Cable, y por supuesto del beneficioso efecto de la música en su vida.

¡Haz que merezca la pena! Nos dice esta canción, la última de las maniobras de rescate del álbum “LA CURVA DE BOUTAKOW”(2022) un DISCO COMPLETO que sale para todas las plataformas a la vez que este este cuarto single de la mano del sello Flor y Nata Records . ¡El naufrago soy yo! Dice una y otra vez Julio Cable en este grito de “hombre al agua” que nos plantea su quinto y último disco en solitario. Un álbum de 10 canciones realizado en Grabaciones Sumergidas, producido por Juan Antonio Mateos y Julio Cable. El álbum plasma sensaciones e historias escritas durante el confinamiento que son utilizada cómo un salvavidas emocional.

En este álbum contamos con Fupi Sumergido, a la batería, Oscar Vías a la guitarra y coros y Javi Gonzalez al bajo. Su banda habitual, LOS INFOLLABLES, con la que con la ayuda de Álvaro Pérez defienden en directo los conciertos que ya llevan rodando durante todo este último año. También han colaborado en este disco tocando teclas Isidoro Aliaño y Álvaro López. El diseño de la portada y toda la gráfica está realizada por la artista multidisciplinar Alba Soto.

Las eternas influencias del autor son desde brithpop, los clásicos Beatles, Stones, Small faces, etc, pasando por la lavadora de la new wave, the Jam, Police, Squeeze, Costello y por supuesto, Big Star, Romantics, etc. Un catálogo de pop enérgico de caras y voces limpias y guitarras sucias. El periodista Carlos Perez Ziriza dice que el powerpop son 3 minutos de magia, rabia y felicidad. Así, esta álbum es un catálogo de sensaciones nerviosas, rápidas e intensas. “Estribillos pegatinas” que te llevas a tu casa.

La trayectoria de Julio Cable parece proyectarse una y otra vez sobre un bucle que armoniza una sempiterna pasión por el pop y su propia memoria vital. Desde sus inicios con el grupo gaditano Fondo Perdido, Los Pájaros y, sobre todo, de la mano de su momento de gloria mediática a la cabeza de Los Cables, su música ha logrado conjugar ambos factores para relanzarse, robusteciendo su confianza en el formato canción pop. Justo esa vocación fue la que lo condujo a (re)impulsar su trayectoria en solitario en 2013, enarbolando el apellido de su antigua banda, después de unos años de resacas y dudas.

Tras 5 discos en solitario “Canciones en el garaje” (2013) “Tratado personal del inútil combate” (2015) “Centramina, Beatles y Mazinger-Z” (2016) y “Capitalismo zombie y playa” (2018) y por último “La curva de Boutakow” (2022), todo este tiempo, no le ha impedido conectar con colegas movidos por similares intereses en sus colaboraciones cómo Co-productor o músico en las grabaciones de “The Capris” “Drive” (2015) o “Upcycle” (2017), con Gonzalo de Cos “Los Clásicos” (2017) y “Directo en Grabaciones Sumergidas” (2018), o “Smashed by the heels” de “Southmakers” (2022). Actualmente trabaja en la producción de un nuevo disco para la antigua banda de los años 80´s “Los Guapos”, que saldrá a finales de este año.

Julio Cable Sin querer pensar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí