El Open de España ha arrancado con calma tensa y miradas cruzadas, una tregua de galones y vitola de campeones de la que se han aprovechado el chileno Felipe Aguilar, el francés Gary Stal y el danés Morten Madsen, todos ellos con 68 golpes (4 bajo par), incrustados por el momento en la clase media del Circuito Europeo pero que han aprovechado las circunstancias para ser los primeros en abrazar el liderato.

Ni Sergio García, ni Gonzalo Fernández-Castaño, ni Francesco Molinari ni ningún otro avalado por fuertes experiencias ganadoras…, han sido los citados Felipe Aguilar, Gary Stal y Morten Madsen quienes se han puesto al frente de la tabla reivindicando, sea al menos durante 18 hoyos, el valor del esfuerzo, la concentración y la pericia, actitudes todas ellas necesarias para superar las intrínsecas dificultades del recorrido valenciano de El Saler, el rival silencioso siempre presente en la mente de todos los aspirantes al título.

open espana golf

Las reivindicaciones españolas las acaparó, ya por la tarde, Gonzalo Fernández-Castaño, instalado en la senda del acierto que le ha convertido en uno de los mejores jugadores del mundo en la actualidad. Con 3 bajo par, el madrileño se sitúa a tiro de piedra del primer puesto con todo un mundo por delante, protagonista de una actuación solidísima engalanada con 4 birdies y lastrada por un solo bogey, lo que pone de manifiesto un buen momento de forma recompensado, por el momento, con la cuarta posición.

Antes, mucho antes, Felipe Aguilar fue el primero en poner de manifiesto que, al menos en esta primera jornada, este Open de España no entiende de valores prestablecidos. El golfista chileno inauguró el campo participando en el primer partido del día, un madrugón muy bien aprovechado gracias a un birdie nada más empezar que fue luego reeditado en cinco ocasiones más a lo largo de su jornada.

En su memoria, ya en la casa club, salió a relucir su triunfo en el Challenge de España en 2007, cuando peleaba –como sigue haciendo ahora mismo– por ascender peldaños en el escalafón de los distintos Circuitos Europeos, una dura carrera animada por otros dos triunfos en el Postbank Challenge en 2007 y el Open de Indonesia en 2008.

Dos errores en los hoyos 2 y 8 impidieron que la sobresaliente actuación de Felipe Aguilar le generase aún mayores réditos, un cuatro bajo par en total que sin embargo se convirtió, con el paso de la jornada, en un bastión imposible de derribar.

Lo igualó, eso sí, el francés Gary Stal, otro buen representante de la clase media del Circuito Europeo engalanado por el momento con dos triunfos en el Challenge Tour en 2012. El golfista galo completó una vuelta de libro, sin fallo alguno y adornada con cuatro birdies, constatación palpable de que a El Saler, con poco viento, se le puede domar.

A última hora de la tarde, además, le imitó el danés Morten Madsen, un jugador que aspira a inaugurar la lista de registros de victorias en el Circuito Europeo y que concluyó su vuelta, al igual que el francés, con cuatro birdies en el zurrón y sin fallos en su tarjeta.

Enmarañado en el hoyo 4, donde rubricó doble bogey, Sergio García completó por su parte una jornada definida por él mismo como plana, bien jugada pero sin resultados más positivos que le impidieron reivindicar el deseado papel de icono del torneo.

A su vera, arriba y abajo, el resto de la ‘armada española’, un grupo sediento de actuaciones positivas donde destaca José Manuel Lara –duodécimo–, alternativas variopintas para un torneo abierto por el momento a todo tipo de opciones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here