El presidente francés Emmanuel Macron dijo en un discurso televisado a la nación el lunes que las restricciones a los eventos públicos continuarían hasta mediados de julio.

La ronda del campeonato de F1 de Francia debería llevarse a cabo en el circuito Paul Ricard, cerca de Marsella, el 28 de junio pero la organización no pudo confirmar oficialmente la situación de la carrera.

Macron dijo que el cierre de Francia se extendería hasta el 11 de mayo, después de lo cual las guarderías y las escuelas primarias y secundarias se reabrirían progresivamente, mientras que los bares, restaurantes y cines permanecerían cerrados. No habrá festivales de verano «antes de mediados de julio». La medida parece hacer imposible la celebración de un evento al que asistieron 135.000 personas el año pasado.

La carrera sería el décimo Gran Premio que se cancelaría al comienzo de una temporada que ha sido devastada por la crisis del coronavirus.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here