La tecnología no sólo puede aumentar sus niveles de productividad, sino que también le conecta con diferentes personas de todo el mundo. Sin embargo, a menudo puede parecer cualquier cosa menos asequible y tener un dispositivo o gadget en casa o en un negocio se convierte en un gasto que no siempre se puede afrontar.

Echa un vistazo a los siguientes consejos sobre cómo ahorrar dinero en tecnología si quieres reducir tus gastos mientras utilizas toda la potencia de unos dispositivos realmente prácticos.

Invierte en ordenadores de mayor duración

En lugar de malgastar tu dinero en un ordenador débil y poco confiable que tendrá que reemplazar dentro de un año, trata de invertir en uno más potente que durará muchos años.

Por ejemplo (en marzo de 2019), deberías comprar un equipo que tenga las siguientes características:

    • Un disco duro SSD y otro tradicional mucho más grande (como de 2000 GB)
    • Mucha memoria (16 GB o más)
    • Un monitor grande ( de al menos 22 pulgadas y de resolución igual o superor a 1920x1080px)
    • Sólo si vas a jugar con él, una tarjeta gráfica de 4 GB

No sólo asegurará que unordenador sea más fiable, sino que también podrías evitar tener que reemplazar una pieza de tecnología obsoleta en un período de 12 meses. Por lo tanto, pagar un poco más por un ordenador podría ahorrarle una suma considerable a largo plazo.

Di No a las garantías extendidas

A menos que seas torpe por naturaleza o trabajes en entornos delicados, debes decir no a la garantía extendida cuando compres un dispositivo tecnológico, ya que esto incrementará notablemente el costo de un gadget. De hecho, si estás pagando por la pieza de tecnología con una buena tarjeta de crédito, es probable que automáticamente tengas derecho a una garantía extendida por comprar el producto, mayor que la de dos años que ya tienes como consumidor.

Si no estás pagando con una tarjeta de crédito, pregunte cuáles son exactamente las coberturas y verás que realmente no compensa.

Lo caro no es automáticamente bueno

Muchas personas cometen el gran error de pagar por una marca cuando compran equipos o productos tecnológicos. Por ejemplo, en lugar de pagar 40 euros por un cable HDMI de marca, opte por una versión más barata que realiza exactamente el mismo trabajo por una fracción de ese precio.

La misma regla se aplica a la carísima tinta de la impresora; en lugar de pagar más de lo que cuesta la tinta recomendada por una marca, busca en Internet antes de comprar la impresora si hay cartuchos compatibles a la venta y gástate el dinero que tanto te ha costado ganar en darte un capricho en vez de en cartuchos «de sangre de unicornio azul».

Intercambiar tecnología con amigos

En lugar de gastar una pequeña fortuna en la última cámara digital o de vídeo, considera la posibilidad de intercambiar tecnología con amigos o familiares: presta y pide pestado. En realidad, quitando los teléfonos móviles, la mayoría de los artefactos se usa en contadas ocasiones. Esto te permitirá disfrutar de todos los beneficios del gadget sin la etiqueta de precio, o podría ayudarte a tomar una decisión informada antes de comprar un dispositivo caro.

Comprar dispositivos reacondicionados en lugar de nuevos

Si tu portátil, teléfono  o tableta actual ha tenido mejores días, es posible que estés considerando comprar un nuevo aparato. Si es así, en lugar de comprar un dispositivo nuevo, opta por un producto reacondicionado para ahorrar dinero.

En la mayoría de los casos, los aparatos reacondicionados pueden ser tan buena como los nuevos, ya que los dispositivos se han sometido a diversas pruebas e inspecciones para garantizar que cumplen con los estándares de un fabricante. Sin embargo, siempre compre la tecnología reacondicionada de un fabricante o de una empresa de confianza que te permita devolver el producto sin problemas en el caso de que la devolución del producto se deba a un problema del aparato que fue detectado por el cliente anterior.

Sobre todo, para no gastar más de lo que es necesario, antes de comprar analiza qué es lo que necesitas y qué quieres hacer con ese aparato y compra el que se ajusta a tus necesidades. No te compres el teléfono más caro que te puedas permitir sino el que vas a usar; con la diferencia puedes pasar un fin de semana en Granada y usar tu nuevo teléfono para hacer docenas de fotos del viaje y mandar cientos de wasaps que es para lo que realmente lo quieres ¿no?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here