Nuestros jóvenes pasan horas en Instagram persiguiendo “Me gusta” – y a menudo enfrentándose al ciberacoso – o jugando a juegos, obsesionándose con influenciadores de YouTube o navegando entre diferentes “grupos de amigos” en WhatsApp.

Así pues, ¿cómo podemos mantenerlos a salvo de los contenidos nocivos?

Para los niños más pequeños basta con configurar la búsqueda segura de Google o el modo seguro o restringido en YouTube. Eso los mantiene alejados del 99% de contenido peliagudo de Internet.

Para los mayores, el software de filtrado de contenido ha existido durante muchos años, pero los padres a menudo han sido demasiado perezosos para informarse e instalarlos correctamente. Además, a menudo los niños tenían que entregar sus contraseñas, una posible causa de disputas familiares si se tiene en cuenta que la mayoría de los papis y mamis actuales carecen de autoridad ante sus hijos.

Pero ahora una nueva generación de controles parentales digitales ha llegado al mercado, prometiendo ayudar a los padres a recuperar el control sin tener que enfrentarse a sus hijos.
Koala Safe e Ikydz, por ejemplo, son sistemas que afirman ser capaces de controlar todos los dispositivos digitales de su hogar con unos cuantos toques en una aplicación de smartphone.
Sin embargo, estos últimos sistemas de filtrado también tienen sus inconvenientes. Algunos no funcionan una vez que el teléfono de su hijo sale de casa y ya no está conectado a la red wi-fi doméstica. Y no todos funcionarán si se apaga el wi-fi y se accede a Internet a través de datos móviles. Otros productos también son directamente incompatibles con algunos routers de los entregados por las compañías telefónicas.

Sin embargo hay límites a lo que la tecnología por sí sola puede sobrepasar. Una vez que los niños alcanzan cierta edad, comentarán con sus compañeros las barreras impuestas y buscarán (y seguramente encontrarán) la forma de eludir los controles parentales.

No importa la tecnología que se aplique, nunca evitará que su hijo se exponga a cosas que usted desearía que no experimentara. Por eso es tan importante alimentar la confianza con sus hijos sobre los contenidos de Internet y seguir hablando sobre el uso de la tecnología y sus riesgos.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here