El uso de marihuana por parte de estudiantes universitarios en 2018 alcanzó su nivel más alto en las últimas tres décadas y media, según demuestra una investigación. El estudio también muestra que el uso de cigarrillos electrónicos con marihuana y nicotina se duplicó entre 2017 y 2018.

Estos datos, aunque se refieren a las universidades y los estudiantes estadounidenses, son interesantes porque más pronto que tarde acaban trasladándose a España e Hispanoamérica.

En 2018, el 43% de los estudiantes universitarios de 19 a 22 años de edad admitieron haber consumido marihuana por lo menos una vez en los últimos 12 meses (prevalencia anual). La tendencia quinquenal, de 2013 a 2018, aumentó 7 puntos porcentuales estadísticamente significativos. De este grupo, el 25% informó haberla consumido al menos una vez en los 30 días anteriores (prevalencia de 30 días), mostrando un aumento significativo en los últimos cinco años. Ambos niveles de prevalencia se encuentran en máximos históricos desde 1983, cuando eran del 45% y el 26%, respectivamente.

Los graduados de escuelas secundarias de la misma edad que no son estudiantes universitarios de tiempo completo muestran una tendencia ascendente similar con el tiempo, señalan los investigadores. En 2018, su prevalencia anual era del 43% y la de 30 días del 27%, los niveles más altos desde la década de 1980.

«Esta duplicación en el consumo de marihuana entre los estudiantes universitarios es uno de los mayores aumentos en un año que hemos visto entre la multitud de sustancias que medimos desde que comenzó el estudio hace más de 40 años», dice John Schulenberg, investigador principal del Panel de Monitoreo del Futuro en la Universidad de Michigan.

El uso diario o casi diario de marihuana -definido como haber consumido en 20 o más ocasiones en los 30 días anteriores- fue de 5.8% en 2018 para los estudiantes universitarios. En los últimos cinco años se ha situado entre el 4% y el 6%. Entre los jóvenes no universitarios de la misma edad, fue de 11.1%, casi el doble del nivel de los jóvenes universitarios. La brecha entre la juventud universitaria y no universitaria se ha ampliado en los últimos años.

«El consumo diario de marihuana, especialmente entre los jóvenes no universitarios, es preocupante», dice Schulenberg. «El cerebro sigue creciendo a principios de los 20 años y la evidencia científica indica que el uso excesivo de marihuana es perjudicial para el funcionamiento cognitivo y la salud mental».

«Adaptarse a los roles y responsabilidades de la edad adulta puede ser aún más difícil para estos jóvenes no universitarios y que consumen marihuana diariamente o casi diariamente. En cuanto a los estudiantes universitarios, sabemos por nuestra investigación y la de otros que el uso excesivo de marihuana está asociado con un bajo rendimiento académico y el abandono de la universidad».

¿Por qué el aumento?

Los investigadores citan múltiples razones para el continuo aumento en el uso de la marihuana entre los estudiantes universitarios y los jóvenes no universitarios, incluyendo la continua disminución en la percepción del riesgo de daño por el uso regular de la marihuana. En 2018, el 22% de las personas de 19 a 22 años percibían que el uso regular de la marihuana conlleva un gran riesgo, una disminución significativa de 5 puntos porcentuales a partir de 2017, y el nivel más bajo desde 1980 cuando comenzó el seguimiento de este grupo de edad.

«Las percepciones de gran riesgo llegaron al 75% en 1991, cuando el consumo de marihuana entre los jóvenes universitarios y no universitarios estaba en mínimos históricos», dice Lloyd Johnston, el investigador principal original del estudio Monitoring the Future. «Hemos visto esta relación inversa entre la percepción de los riesgos de daño y el uso real, con cambios en la percepción del riesgo que típicamente preceden a los cambios en el uso.»

El consumo de nicotina con cigarrillos electrónicos también mostró aumentos dramáticos para los estudiantes universitarios, con una prevalencia de 30 días que aumentó 9.4 puntos porcentuales de 6.1% en 2017 a 15.5% en 2018, lo cual nuevamente es uno de los mayores aumentos proporcionales de un año para cualquier sustancia en los últimos 40 años. No aumentó significativamente para los encuestados no universitarios, del 7,9% en 2017 al 12,5% en 2018.

«2018 mostró una rara ocurrencia, con el uso de la nicotina -en este caso al vapearla- siendo mayor entre los jóvenes universitarios que entre los no universitarios», dice Schulenberg. «Típicamente, los jóvenes no universitarios tienen niveles mucho más altos de uso de nicotina. Por ejemplo, el consumo de cigarrillos durante 30 días en 2018 fue del 6,8% entre los estudiantes universitarios y del 17% entre los jóvenes no universitarios».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here