Cada año, más de 32.500 mujeres reciben un diagnóstico de cáncer de mama en nuestro país, según datos de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), y la mayoría de ellas acudirá a las redes sociales y a internet para buscar más información tras el diagnóstico. Con motivo del Día Mundial del Cáncer de Mama, que se celebra cada 19 de octubre, la doctora Laura García Estévez, jefa de la Unidad de Mama de MD Anderson Cancer Center Madrid, alerta de toda esta información que circula en redes sociales e incluso entre grupos de amigas o familiares y que, en la mayoría de las ocasiones, carece de base científica.

Los hábitos alimenticios son protagonistas de muchas de estas recomendaciones. Desde superalimentos o dietas milagrosas como la cetogénica, o la alcalina hasta la macrobiótica, los consejos sobre alimentación inundan internet sin ningún tipo de estudio científico que los avale. Por ejemplo, en el caso de la soja, la Dra. García Estévez destaca que “no existe ninguna recomendación de la American Cancer Society que sugiera que la soja está contraindicada” y apunta a la total y absoluta seguridad en el consumo de leche de soja, salsa de soja o guisantes de soja.

En cuanto a hábitos de consumo, circula también la creencia de que los desodorantes antitranspirantes pueden causar cáncer de mama. En este caso, existe incluso un estudio publicado en el Journal of the National Cancer Institute que demuestra que no existe ninguna relación entre el tipo de desodorante que utilicemos y la aparición de cáncer de mama, pero, pese a ello, todavía muchas mujeres continúan aceptando esta idea.

Uno de los mitos más antiguos habla sobre los sujetadores, de los que se dice que pueden causar cáncer de mama por la obstrucción del tejido linfático, una afirmación que la doctora García Estévez considera también completamente vacía de sustento científico. “Es cierto que se prohíben los sujetadores con aro tras una cirugía de cáncer de mama y, en su lugar, se recomiendan los sujetadores deportivos, pero esto es solo una recomendación quirúrgica y no tiene nada que ver con el desarrollo y/o progresión del tumor”, subraya esta experta.

La dieta mediterránea y el ejercicio físico, prevención real frente al cáncer de mama

Seguir una dieta mediterránea y practicar ejercicio físico regularmente son las dos únicas recomendaciones para la prevención del cáncer de mama que están avaladas por estudios científicos. Junto a estas dos recomendaciones, esta especialista recuerda también la importancia de evitar el consumo de tabaco y realizar un consumo moderado de alcohol para intentar reducir al máximo el desarrollo de este tumor.

Además, otra acción que puede ayudarnos no a prevenir, pero sí a detectar la aparición del cáncer de mama lo antes posible, es el cribado poblacional con la realización de ecografías o mamografías a mujeres a partir de una determinada edad, que puede variar según cada comunidad autónoma. Complementario a esta actividad, la realización de autoexploraciones mamarias en casa de forma habitual también puede ayudar a la detección precoz de este tumor, el más frecuente entre las mujeres en España.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here