Usar gafas en ocasiones puede causar incomodidad o impide que realicemos algunas actividades por el temor a que sufran algún daño. Por eso, comprar lentillas o lentes de contacto resulta ser la opción ideal para quienes desean dejar ese miedo a un lado.

Tomar esta decisión al principio suele ser complicado porque son muchas las preguntas que se formulan en nuestra mente al momento de decidir si comprarlos o no. Por ejemplo, cuáles son los cuidados para conservarlas y cada cuánto tiempo cambiarlas.

Lo ideal es que las lentillas sean compradas en una óptica. Donde oftalmólogos con amplia experiencia puedan orientarte sobre cuáles te convienen más respecto a la fórmula, ya que hay diferentes tipos que se adaptan a las necesidades particulares de los clientes.

Cuidado para el uso de lentillas por primera vez

En el momento de tocarlas tus manos, éstas deben estar limpias, así evitas la contaminación con bacterias. Además, las lentillas deben estar debidamente identificadas para cada ojo. No es recomendable mezclarlas porque, además de la incomodidad de tener que probaártelas para identificar cuál corresponde a cada ojo, se pueden transferir enfermedades.

Al quitarte las lentillas de uso diario, lávalas inmediatamente, así evitarás infecciones. No lo hagas en el baño, pues es el sitio donde se encuentran más bacterias. Utiliza solamente el líquido especial para limpiarlas. Y por nada del mundo uses agua del grifo, eso podría contaminarlas.

Por otra parte, si tus lentes de contacto son desechables, utiliza la solución desinfectante cada vez que te las quites. Una forma muy sencilla de hacerlo es con un poco de líquido en las manos, limpias y secas, frótalas suavemente con los dedos hasta limpiar.

Estos pasos debes realizarlos constantemente según las recomendaciones del oftalmólogo con el fin de mantener una higiene adecuada y así prologar la vida de tus lentillas. Sin embargo, no olvides leer las instrucciones de la solución para evitar cometer errores.

Otros aspectos que debes tener en cuenta cuando usas lentillas

Es importante que consultes en la óptica donde realices la compra de tus lentillas cuál es el máximo tiempo diario que debes usarlas. Aunque son más cómodas y te acostumbras rápido a ellas, tus ojos deben descansar, aconsejamos no abusar de su uso.

A este descanso agrégale gotas para los ojos, esto los mantendrá hidratados y ayudará a eliminar el cansancio en la vista. Si llevas maquillaje, recuerda que puede ser irritante o adherirse a tu lente de contacto. No olvides mantener una higiene adecuada para evitarlo.

Si eres mujer, sabemos lo importante que es maquillarte todos los días y sin duda, si usas lentillas, podrás lucirlo sin inconveniente. Pero para esto debes seguir algunos consejos que compartiremos contigo, a continuación:

  • Lávate tus manos y colócate tus lentes antes de aplicar el maquillaje, con esto previenes infecciones.
  • El maquillaje debería ser hipoalergénico, realizado con ingredientes naturales y sin químicos. De esta manera disminuyes las posibilidades de daño ocular.
  • Contacta a tu oftalmólogo para obtener sugerencias adicionales de gran utilidad.

¿Puedo dormir o ducharme usando lentillas?

Definitivamente, no todo es color de rosa al momento de utilizar lentes de contacto. Contraer hongos o bacterias es posible cada vez que los uses. Por lo tanto, algo que no debes hacer cuando los tengas puestos, es dormir o ducharte.

¿Por qué no debes dormir con lentillas? Sencillamente porque no están diseñadas para acompañarte a la hora de ir a la cama. Por otro lado, su uso durante tus horas de descanso podría maltratar la córnea dejándola expuesta a infecciones.

En cuanto al uso en la hora del baño en diferentes entornos, debemos mencionar lo siguiente:

  • El agua contaminada podría propagar queratitis originada por la bacteria Acanthamoeba.
  • Si no cuidas tu higiene personal, tu córnea es propensa a contraer infecciones.
  • ¿Practicas natación o vas a la playa? Recuerda quitártelos porque en el agua podría haber restos de orina, material fecal, químicos y otros contaminantes que te hagan daño.
  • Si deseas nadar con lentillas, te sugerimos adquirir lentes especiales de natación con el fin de proteger tu visión de posibles efectos secundarios.
  • Reduce las probabilidades de que entren en contacto con jabón de baño.

Por último, pero no menos importante, recuerda respetar el tiempo de caducidad de tus lentes de contacto. En el mercado hallarás opciones que van desde una semana, un mes y hasta 6 meses por lo que debes tener presente la fecha en la que los comenzaste a usar.

Con todas las herramientas brindadas en este artículo, podrás utilizar tus lentillas de forma segura. Si tienes alguna duda relacionada con el tema, consulta ya mismo con tu médico oftalmólogo de confianza.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here