Las dietas de ayuno han ganado en popularidad en los últimos años pero se sabe poco sobre el impacto a largo plazo de estas dietas, especialmente en las generaciones futuras.

Una nueva investigación, publicada hoy en la revista Proceedings of the Royal Society, revela que la reducción de la ingesta de alimentos en los ascárides (Caenorhabditis elegans) tiene un efecto perjudicial en tres generaciones de descendientes, sobre todo cuando éstos tienen acceso a comida ilimitada.

El investigador principal, el Dr. Edward Ivimey-Cook, de la Facultad de Ciencias Biológicas de la UEA, explica que «Sabemos que la reducción de la ingesta de alimentos aumenta la esperanza de vida en muchos animales y puede mejorar potencialmente la salud en los seres humanos. Sin embargo, se sabe poco sobre los efectos a largo plazo de la reducción de la ingesta de alimentos, incluido el ayuno limitado en el tiempo, en los descendientes lejanos. Queríamos averiguar más sobre el posible impacto a largo plazo de las dietas de ayuno».

El equipo investigó el efecto del ayuno limitado en el tiempo sobre la duración de la vida y la reproducción en gusanos redondos y en tres generaciones de sus descendientes.

Estudiaron más de 2.500 gusanos divididos en cuatro generaciones. La primera generación de gusanos se colocó en uno de los cuatro entornos, que incluían poder comer todo lo que quisieran y seguir una dieta de ayuno.

A continuación, se colocaron cuatro generaciones de descendientes de estos padres en dietas de alimentación completa o de ayuno.

A continuación, el equipo evaluó los efectos de los distintos escenarios en la reproducción y la longevidad de las generaciones futuras. Por ejemplo, lo que ocurre cuando los bisabuelos ayunan, pero las generaciones futuras pueden comer todo lo que quieran y el ayuno acumulado durante cuatro generaciones.

El Dr. Ivimey-Cook cuenta que

Observamos lo que ocurre en los gusanos redondos. A diferencia de nosotros, son transparentes, miden aproximadamente 1 mm de largo y viven en el suelo. No tienen huesos, ni corazón, ni sistema circulatorio. Pero son un organismo modelo clásico para estudiar el proceso de envejecimiento en biología, porque comparten con los humanos muchos genes y vías moleculares que controlan el desarrollo. También son muy útiles porque tienen un ciclo vital corto, de sólo dos semanas, por lo que podemos estudiar su desarrollo y el de las generaciones de sus crías en poco tiempo. Hacer un estudio similar en humanos podría llevar un siglo o más.

Descubrimos que el ayuno aumentaba efectivamente su esperanza de vida y también mejoraba el rendimiento de las crías en términos de reproducción, cuando las propias crías ayunaban.
Sin embargo, nos sorprendió descubrir que el ayuno reducía la longevidad de las crías cuando éstas tenían acceso a comida ilimitada y este efecto perjudicial era evidente en la descendencia. Esto demuestra que el ayuno puede ser costoso para los descendientes y este efecto puede durar generaciones.

Muchas de las vías moleculares que intervienen en la respuesta al ayuno se conservan evolutivamente, lo que significa que las mismas vías existen en multitud de especies, incluida la humana, así que nuestro estudio nos lleva a considerar los efectos multigeneracionales del ayuno en diferentes organismos, incluidos los humanos.

Esto es realmente importante porque significa que tenemos que considerar cuidadosamente los efectos a largo plazo del ayuno cuando tratamos de seguir estilos de vida saludables, porque el impacto perjudicial puede manifestarse sólo en generaciones lejanas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here