No hay nada como una ducha caliente y humeante para dejarnos relajados. Por desgracia, también pueden pasar rápidamente de ser estimulantes a ser arriesgadas ya que las cortinas de ducha son susceptibles de desarrollar moho. La buena noticia es que prevenir el moho en las cortinas de ducha es más fácil de lo que se piensa. A continuación, le presentamos algunas de las mejores prácticas para mantener su zona de baño segura y limpia.

¿Por qué se forma el moho en las cortinas de ducha?

El moho suele formarse en las cortinas de ducha de los cuartos de baño que tienen poca circulación de aire. El exceso de humedad que se encuentra entre la cortina de ducha y la pared o el borde de la bañera puede quedar atrapado, creando un entorno ideal para que crezca el moho (que, por cierto, debe tomarse tan en serio como el suena).

Cómo prevenirlo:

1. Encienda el extractor.

Si tiene un extractor de aire, ponerlo en marcha es la forma más fácil de conseguir que el aire de su baño fluya. Sin embargo, hay que tener en cuenta que cuando se enciende el extractor, se crea un entorno de presión negativa en el baño que succiona el vapor y el aire. Para que su extractor funcione correctamente, debe reemplazar ese aire al mismo ritmo que lo saca. Por eso es importante abrir una puerta o una ventana cada vez que lo ponga en marcha.

Si no reemplaza el flujo de aire en el baño, su extractor no funcionará eficientemente. ¿Ha notado alguna vez la humedad que gotea de su ventilador después de una ducha caliente? Se trata de la humedad que ha quedado atrapada en el interior del respiradero debido a la falta de aire entrante.

2. Separe la cortina y el forro.

Después de la ducha o el baño, siempre es mejor dejar la cortina de la ducha fuera de la bañera y el forro de la ducha dentro de la bañera para que estén separados el uno del otro. Es un paso sencillo que a menudo se pasa por alto.

Al mantenerlas separadas, estás permitiendo que ambas se sequen correctamente. Cuando estas dos superficies húmedas se tocan, la humedad puede persistir entre ellas durante mucho más tiempo. (Míralo como si dejaras una esponja húmeda sobre una encimera; tanto la esponja como la encimera que está debajo permanecerían húmedas durante un largo periodo de tiempo).

3. Cuelgue su alfombrilla.

La misma humedad puede ocurrir cuando dejas tu alfombrilla de baño mojada en contacto con el suelo. Simplemente cuelgue su alfombrilla de baño sobre la barra de la ducha o un toallero para permitir que se seque completamente entre usos y tendrá muchos menos problemas con el crecimiento de moho alrededor de su área de ducha.

4. Lávelos con regularidad.

Otro consejo útil es lavar la alfombra de baño y la cortina de ducha con regularidad. Con el tiempo, el polvo se acumula en ambas, y cuando el polvo se acumula, proporciona una especie de imán para que las esporas de moho se asienten.

Cómo eliminar el moho de la ducha.

Digamos que es demasiado tarde y ya tiene moho en su alfombra de baño, cortina de ducha y/o forros de ducha. Puedes eliminarlo usando un limpiador de telas que esté probado para eliminar el moho o reemplazarlas (si se ha ideo de vacaciones y a la vuelta están irrecuperables, por ejemplo) y ser más diligente para prevenir el moho la próxima vez.

Las cortinas han de lavarse con frecuencia, y más por supuesto si tienen manchas. Para eliminar las manchas de cal, puedes usar limpiador de bañeras, pasar un cepillo y enjuagar. El limpiador de bañeras se puede aplicar directamente sobre tanto cortinas de plástico como cortinas textiles de poliéster o algodón de poliéster.

A diferencia de las de plástico, las cortinas textiles tienen la gran ventaja de que se pueden limpiar fácilmente en la lavadora. Si añades unas toallas a la colada, estas frotarán y eliminarán las manchas de la cortina de la ducha. Después de lavarla, cuelga la cortina mientras aún esté húmeda. Esto la dejará suave y agradable al tacto sin tener que hacer nada más.

Solo cuando se trata de un caso serio de moho o suciedad resistente se deben usar productos químicos para eliminar moho. Los productos químicos del súper son normalmente tan agresivos que a la larga desgastan la película protectora de la cortina, haciéndola aún más susceptible. Llena un cubo con agua y el limpiador de moho o cloro y deja la cortina de la ducha a remojo durante la noche. Una vez que la friegas y enjuagas, estará como nueva.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here