Mientras buscaban un método eficaz para prevenir el desgaste muscular que se produce con las enfermedades y el envejecimiento, los investigadores han localizado un compuesto natural muy prometedor.

Los hallazgos publicados en Cell Metabolism (una publicación de Cell Press), identifican un componente natural de las cáscaras de manzana conocido como ácido ursólico como una nueva y prometedora terapia nutricional para una extendida y debilitante condición que afecta a casi todo el mundo en un momento u otro. «El desgaste muscular es un compañero frecuente de las enfermedades y el envejecimiento», explican los investigadores de la Universidad de Iowa, en Iowa City. «Prolonga la hospitalización, retrasa la recuperación y, en algunos casos, impide que la gente vuelva a casa. No se entiende bien y no hay medicamentos para ello».

El equipo de investigación examinó primero lo que ocurre con la actividad de los genes en los músculos en condiciones que promueven el debilitamiento. Esos estudios revelaron 63 genes que cambian en respuesta al ayuno, tanto en personas como en ratones, y otros 29 que cambian su expresión en los músculos tanto de las personas que ayunan como de las que tienen una lesión medular. La comparación de esas firmas de expresión génica con las de las células tratadas con más de 1.300 pequeñas moléculas bioactivas les llevó al ácido ursólico como un compuesto con efectos que podrían contrarrestar los de la atrofia.

«El ácido ursólico es un compuesto natural interesante», dijeron. «Forma parte de una dieta normal como componente de las cáscaras de manzana. Siempre se dice que una manzana al día mantiene alejado al médico» o en inglés «an apple a day keeps the doctor away».

A continuación, los investigadores administraron ácido ursólico a sujetos de laboratorio en ayunas. Esos experimentos mostraron que el ácido ursólico podía proteger contra el debilitamiento muscular, tal como se preveía. Cuando se añadió ácido ursólico a la comida de sujetos normales durante un periodo de semanas, sus músculos crecieron. Estos efectos se atribuyeron a la mejora de la señalización de la insulina en el músculo y a correcciones en las firmas genéticas relacionadas con la atrofia.

Los sujetos a los que se les administró ácido ursólico también se volvieron más delgados y tuvieron niveles más bajos de glucosa, colesterol y triglicéridos en la sangre. Los resultados sugieren, por tanto, que el ácido ursólico puede ser responsable de algunos de los beneficios generales de una alimentación sana.

«Sabemos que si se come una dieta equilibrada como la que nos recomendaban nuestras madres se obtiene este material», explicaron los investigadores. «La gente que come comida basura no lo consigue».

Todavía no está claro si los hallazgos se trasladarán a los pacientes humanos, pero el objetivo ahora es «averiguar si esto puede ayudar a la gente». De ser así, aún no saben si el ácido ursólico en los niveles que podrían consumirse como parte de una dieta normal podría ser suficiente o no.

Relacionado:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here