En las últimas décadas los médicos, los nutricionistas, los epidemiólogos y otros especialistas en salud se percatan que el sobrepeso y la obesidad constituyen un problema de salud de grandes dimensiones. El problema, primero se observó en los países más desarrollados, pero luego se extendió aceleradamente a la mayoría de los países en el mundo occidental, por lo que la Organización Mundial de la Salud (OMS) lo califica como una “epidemia mundial”, una pandemia.

La cuestión de si la obesidad afecta a la movilidad es una pregunta que puede responderse mejor una vez que se sepa qué significa realmente la obesidad y la inmovilidad. Aunque puede haber muchas personas cuyo IMC o Índice de Masa Corporal sea excepcionalmente alto y supere el límite óptimo, estos individuos técnicamente obesos pueden estar en realidad lejos de la inmovilidad.

Muchas personas con sobrepeso están bastante en forma, como es evidente si se tiene en cuenta el peso de los boxeadores y luchadores, los lanzadores de peso y los levantadores de pesas. Pero esta obesidad no afecta a su movilidad; de hecho, estos deportistas están más en forma y son más ágiles que las personas normales.

¿Qué es la inmovilidad?

La inmovilidad es cualquier discapacidad o enfermedad que que restringe gravemente sus actividades normales. Muchas personas obesas simplemente no pueden realizar actividades de soporte de peso, es decir,  aquellas acciones en las que sus piernas y pies tienen que soportar todo el peso del cuerpo como, por ejemplo, correr o agacharse.

Cómo afecta la obesidad a la movilidad:

Dificultad para moverse

El exceso de peso afecta a la movilidad, no es difícil de entender. El peso extra hará que los movimientos sean realmente difíciles e incómodos. Por eso, la mayoría de las personas con sobrepeso sufren dolores en las articulaciones de las rodillas y en la espalda. Estos dolores son el resultado de una mayor presión sobre las vértebras y las articulaciones. Los problemas de movilidad se agudizan en las personas obesas cuando envejecen.

Pérdida de masa muscular

Las personas obesas sufren una pérdida de masa muscular. Esto debe ser motivo de mucha preocupación y no son raros los casos de personas muy obesas que necesitan ser hospitalizadas de vez en cuando. Los obesos graves sufren una atrofia de descarga que provoca inmovilidad. Por lo tanto, es importante evaluar la fuerza muscular de forma regular, ya que puede ser un fuerte indicador a la hora de predecir la inmovilidad.

Estilo de vida sedentario

Cuando una persona joven tiene un exceso de grasa y es moderadamente obesa, no existe un peligro inmediato de inmovilidad pero debe mantenerse lo más activa posible físicamente. Quienes tienen tendencia al sobrepeso por razones genéticas, suelen acabar ganando peso más rápidamente. Esto es aún más cierto cuando llevan un estilo de vida sedentario. Las personas moderadamente obesas pueden (y deben) probar algunos programas de pérdida de peso de eficacia probada para alcanzar un grado de IMC menos arriesgado. Estas personas tienen que elegir un programa que ofrezca una pérdida de peso a un ritmo constante.  También recomiendan un entrenamiento de 30 minutos todos los días para complementar su esfuerzo de pérdida de peso.

El ostracismo social

Cuando se tiene sobrepeso, cualquier tipo de actividad física es más difícil de realizar. El corazón tendrá que trabajar más para bombear sangre para una mayor cantidad de tejidos. También tendrá que esforzarse más para mover un cuerpo con mucho peso. Las personas obesas suelen tener mayores cantidades de grasa corporal, pero menos masa y volumen muscular. Cuanto mayor sea la cantidad de peso que se ejerce sobre las articulaciones y los ligamentos, especialmente cuando se envejece, mayores son las posibilidades de padecer artrosis. Esta enfermedad hace que los tobillos y las rodillas se desgasten más rápidamente. Entre los más jóvenes, la obesidad puede acarrear numerosos problemas socio-psicológicos y los adolescentes con sobrepeso suelen ser estigmatizados. Puede resultarles embarazoso salir en público o relacionarse socialmente con sus compañeros. También tienden a evitar los ejercicios físicos como el baile y la natación. Esta falta de actividades físicas que les mantengan en forma les hace aún más insanos y afecta a su movilidad.

Cuanto menos se mueva el cuerpo, mayores son las posibilidades de ganar más peso; la inactividad provoca la reducción de la masa muscular. Por ello, las personas con obesidad mórbida son más propensas a sufrir diabetes y problemas cardíacos, artrosis y fluctuaciones de la presión arterial.

Relacionado

¿Cómo la obesidad afecta los huesos y afecta la movilidad …
Las personas con obesidad presentan limitantes de la movilidad que son entre 5 y 9 veces mayores a las personas con peso normal. La obesidad juega un papel muy importante en el desarrollo de la osteoartritis, una de las principales causas de discapacidad y dolor.

Obesidad: cómo combatirla a través de la movilidad activa …
La movilidad activa ayuda a combatir la obesidad Para luchar contra la obesidad, es fundamental mantener un estilo de vida saludable. Para ello, son claves una dieta sana y el deporte. En cuanto a la actividad física, la movilidad sostenible tiene mucho que decir, por increíble que pueda parecer en un primer momento.

¿Inmovilidad prolongada es causada por la obesidad?
La inmovilidad puede tener efectos negativos, tales como: la reducción del tono muscular, de la flexibilidad articular y de la movilidad. Además, se desmineraliza la estructura ósea, y se acrecienta la probabilidad de padecer trombosis venosa e incluso, obesidad mórbida. La obesidad sarcopénica se puede evitar

Obesidad y diabetes: movilidad y planificación urbana …
Obesidad y diabetes: movilidad y planificación urbana afectan la situación. Según observaciones canadienses, se ha comprobado que los barrios de las ciudades que fomentan la marcha tienen menores tasas de obesidad y diabetes. Se reconoce que la actividad física es una parte importante de la lucha contra la obesidad y diabetes, pero aún …

Obesidad: tipos y consecuencias
La obesidad puede causarte problemas cardiacos, metabólicos y de movilidad severos, incluso provoca problemas degenerativos en las articulaciones muy discapacitante. Por eso, es importante que entiendas la gravedad de esta enfermedad e inicies tu tratamiento y un estilo de vida más saludable. PUBLICIDAD.

Obesidad y COVID-19. Un posicionamiento necesario
Las personas con obesidad no solo se ven afectadas en la pandemia por el hecho de constituir un grupo de riesgo, sino también por las consecuencias en la salud física y psicológica derivadas de las medidas de restricción de la movilidad, por la afectación y el retraso en la atención sanitaria, tal como sucede con otras enfermedades crónicas, y a la dificultad de acceso a la cirugía bariátrica, entre otros.

Obesidad y sobrepeso
El sobrepeso y la obesidad se definen como una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud. El índice de masa corporal (IMC) es un indicador simple de la relación entre el peso y la talla que se utiliza frecuentemente para identificar el sobrepeso y la obesidad en los adultos.

La relación entre la obesidad y estados depresivos
La obesidad está asociada a comorbilidades médicas bastante conocidas, entre las que destacan la insulinoresistencia, diabetes mellitus tipo 2 (DM2), hipertensión arterial (HTA), enfermedad cardiovascular (ECV), determinados cánceres, esteatosis hepática no alcohólica, apnea obstructiva del sueño y trastornos relacionados a la movilidad 7. Además, la obesidad está altamente asociada con alteraciones psiquiátricas significativas, una calidad de vida reducida, disfunción cognitiva …

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here