La seguridad de tu hogar

Lukor.com

El palacio de Buckingham es posiblemente el monumento número uno a de Londres, y cada año miles de turistas lo visitan. Con sus guardias vestidos de rojo, el Buckingham Palace es la residencia oficial de la familia real británica, al igual que el lugar de recibimiento para muchas dignidades de otros Estados. Así que podría esperarse que fuera uno de los lugares más seguros del mundo. Y probablemente así lo sea a día de hoy.

La mañana del 9 de Julio de 1982, un parado de nombre Michael Fagan, consiguió de alguna manera escalar el muro exterior de más de 4 metros con verja, en una esquina del palacio. Fue avistado por un oficial de policía que no estaba de servicio y se dio la alarma, pero como no se le vio por los jardines, se pensó que ante la alarma habría dado media vuelta y salido de nuevo.

Sin embargo el sujeto se encontraba todavía dentro. En realidad encontró una ventana abierta y se coló. Su intención no era robar, porque dentro de la habitación había una colección de sellos valorada en más de veinte millones de dólares que ni tocó. Al darse cuenta de que la puerta que comunicaba con el resto del palacio estaba cerrada, volvió a salir por la misma ventana.

Sorprendentemente, una alarma sonó en ambas ocasiones cuando escaló para colarse y al salir, pero el vigilante de seguridad que controlaba las alarmas supuso que habría algún falló y la apagó en ambas ocasiones.

Fagan siguió con su aventura por Buckingham Palace, y encontró una nueva ventana abierta, en esta ocasión con un tubo de desagüe que le facilitaba mucho más esta labor. Llegó a la habitación del encargado de seguridad de la Reina, y la puerta que comunicaba con el interior estaba abierta. El intruso podía así campar a sus anchas por las largas estancias, y mientras lo hacía admiró los bellos cuadros que adornaban las paredes. Entró en algunas habitaciones desocupadas y entonces, de casualidad, entró en la misma habitación de la Reina.

¿Tiene toda esta historia alguna relación con la seguridad de tu hogar? Por supuesto. La habitación de la Reina debería haber estado protegida. Por las noches un policía armado guardaba la habitación de la Reina, plantado en la misma puerta, pero al acabar su turno se marchó sin que aún hubiera llegado el guarda que la vigilaba de día, guardia desarmado que se retrasó.

Fagan se enganchó en una cortina y la Reina se despertó, y, aunque debería haberse alarmado en extrema medida de encontrar un extraño en su habitación, permaneció en relativa calma. Estuvo charlando un rato con Fagan sentado éste al final de la cama, sobre todo de asuntos familiares. Después d de unos 10 minutos, Fagan pidió un cigarrillo a la Reina, que así tuvo una excusa para coger el teléfono y avisar a un guardia que se llevó al extraño.

Imagina el revuelo mediático que se organizó después de este incidente, acerca de la falta de seguridad en las residencias reales. Toda la prensa se hizo eco de la noticia, y mejoraron enormemente la seguridad de la casa real.

Y ahora, ¿dónde encajais tu y la seguridad de tu hogar en toda esta historia? Tu casa es tu hogar. Posiblemente no sea un Palacio como el de la Reina, pero es un Palacio para ti y tu familia. ¿La seguridad de tu hogar es insuficiente como la de Buckingham? ¿Podría entrar un intruso en tu hogar tan fácilmente como Fagan lo hizo?

Recuerda que un intruso hubiera tenido unas intenciones mucho más perversas que sentarse a los pies de tu cama a charlar contigo. Ahora revisa la seguridad de tu hogar. Estás tomando todas las medidas necesarias para asegurarte de que tu hogar está todo lo protegido que debería o podría? No tomes medidas después de que sea demasiado tarde.

Vídeos sobre Seguridad de tu hogar



Otros articulos
Niños que roncan
Congreso Medicina Intensiva
Vacaciones de tu vida
Supervivientes de los Andes
Prevenir las piedras en el riñón
<
Usos caseros del bicarbonato
Los mejores regalos
Ejercicios y consejos de fitness
Seguridad de tu hogar
Combatir la acidez
Control de los vómitos de la quimioterapia
Mantén a tus hijos ocupados
Miedo, emoción básica
Sodera en recién nacidos
Protege a tus hijos de Internet
Insomnio infantil
Síndrome de West
Cómo tratar el autismo
Programa de rehabilitación de drogas