Mantén a tus hijos ocupados

Lukor.com

Hacer una mudanza es una de las experiencias mas desagradables del mundo. Aún recuerdo lo horrible que fue mi mudanza, hace unos años. Lo peor es que la programamos para la última semana de clase. Como si no fuera suficiente con las clases, graduaciones, etc.

La semana anterior a la mudanza fue un desastre. El teléfono sonaba y no podíamos encontrarlo. Comíamos encima de cajas. Los niños lo encontraban bastante gracioso. Después de todo, no ocurre todos los días que construyas un fuerte comanche con cajas y la nevera, y te cepilles los dientes con el dedo y dentífrico porque tu madre no puede encontrar el cepillo.

Al final el día de la mudanza nos coincidió con el último día de clase. Mis hijos, que tenían todo el día lleno de actividades extraescolares, se vieron con un montón de tiempo libre y unos padres que no podían atenderles. Por suerte, todo lo que querían hacer era vegetar delante del nuevo televisor, así que los dejé estar. Les puse sus DVDs y videojuegos, y pudimos concentrarnos en la mudanza. Mucho mejor que esperar que me ayudaran a empaquetar porque estorbarían más que ayudar realmente.

Sin embargo la paz duró poco, y empezaron a pelearse al poco y a quejarse por todo. Y yo empecé a pensar cómo podía ser que lo único que tenían que hacer era divertirse y dejarme tranquila por un largo rato, y al contrario, más molestias me causaban. Y entonces me di cuenta. Precisamente, lo que necesitaban en una situación así era una disciplina más completa, para no poder maquinar ninguna de las suyas.

Sé que ceder ante todos los caprichos de mis hijos fallará a la larga, pero en ocasiones es más fácil que quedarse y reñirles constantemente. Sin embargo, darles toda la libertad puede dar lugar a una relativa calma, que en última instancia dará lugar a peleas un mayor quebradero de cabeza cuando decida establecer ciertos "límites". Mis hijos se estaban haciendo con el poder, pero, ¿Cómo puedo pasar de ser una madre permisiva a una madre regañona?

Evalúo la situación: ¿Qué comportamientos de mis hijos son los que más me molestan en mi actividad con la mudanza? ¿En qué manera estoy colaborando yo con ese comportamiento? Viendo la relación permisividad-actitud, permite tomar medidas y cambiar mi propia actitud hacia ellos.

Yo soy de las que piensan que todo tiene que tener una organización perfecta. Pero esto no es posible en ningún caso. El perfeccionismo nos paraliza, nos hace perder un tiempo perfecto. Hay que cambiar el chip del "perfecto" al "mejor.

Me fijo cuidadosamente en cómo quiero que compartamos nuestro tiempo juntos. En lugar de centrarme en lo que me disgusta, me centro en cómo quiero que se desarrolle la situación en estos casos. ¿ Qué es lo que haría un día perfecto? Sin embargo hay que tener cuidado en estos casos. Tampoco queremos ser el Sargento de hierro con nuestros hijos, el muro en el que chocan sus ganas de divertirse. Hay que encontrar un equilibrio entre ser duro y ser blando, en lugar de estar cambiando según la situación, ya que estos extremos no son buenos y además los confundiríamos.

Ahora que sé lo que quiero y lo que no, ¿qué es lo que yo podría hacer para cambiar estas pautas de comportamiento de mis hijos?

Finalmente, tengo que ser consciente de que ellos opondrán resistencia., Mis hijos han estado viviendo en el Hotel Hogar dos semanas enteras y ahora no cederán tan fácilmente. Es su misión probar los límites que yo marco. Y la mía pararlos.

Inicié mi aproximación una mañana unos días antes, anotando un par de tareas en un papel y pegándolo a la televisión. Así lo verían constantemente y se acordarían de hacerlo. Así se dieron cuenta de que a pesar de estar muy liada con la mudanza, seguía muy pendiente de ellos. Se quejaron, pero aún así finalmente lo hicieron. Se ganaron tiempo de televisión al hacer sus tareas.

En fin, si quieres hacer que tus hijos se metan un poco más en cintura, puedes comenzar como ya expliqué más arriba, planteándotelo primero y pensando cómo te gustaría que fueran las cosas.

Vídeos sobre Mantén a tus hijos ocupados



Otros articulos
Niños que roncan
Congreso Medicina Intensiva
Vacaciones de tu vida
Supervivientes de los Andes
Prevenir las piedras en el riñón
<
Usos caseros del bicarbonato
Los mejores regalos
Ejercicios y consejos de fitness
Seguridad de tu hogar
Combatir la acidez
Control de los vómitos de la quimioterapia
Mantén a tus hijos ocupados
Miedo, emoción básica
Sodera en recién nacidos
Protege a tus hijos de Internet
Insomnio infantil
Síndrome de West
Cómo tratar el autismo
Programa de rehabilitación de drogas