Todas las películas tienen fisuras en su guión que hacen que las historias sean eso: de película. En cualquiera de ellas hay soluciones más fáciles y a veces hasta evidentes a los problemas planteados y para los que el cine (y si es una megaproducción de Hollywood todavía más) requiere la intervención de apuestos galanes, bellas heroínas y malvadísimos villanos en medio de un sin fin de explosiones persecuciones y duelos que se resuelven in extremis.

Evidentemente, el episodio IV de la saga galáctica se podía haber resuelto en unos segundos pero entonces ya la cosa no tendría tanta chicha.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here